El periodista Carlos Loret de Mola y la ONG Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad revelaron que José Ramón, hijo mayor del presidente, vivió en Houston con su esposa, Carolyn Adams, en una casa propiedad de Keith L. Schilling, quien fue alto ejecutivo de la petrolera Baker Hughes

Redacción MX Político.- Luego de que un reportaje de Carlos Loret y Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad diera a conocer el estilo de vida en Houston de José Ramón López Beltrán, hijo mayor del presidente López Obrador (AMLO), la petrolera Baker Hughes dio hoy su postura luego de que se mencionara en la pieza periodística que López Beltrán y su esposa Carolyn Adams vivieron un tiempo en una casa ligada a esa compañía.

La compañía afirma en una nota de prensa que “el inmueble nunca ha sido propiedad ni administrado directa o indirectamente por Baker Hughes. Baker Hughes no estuvo involucrado en la supuesta transacción y la casa es una propiedad privada que, según los registros públicos, pertenecía a un exempleado que dejó la empresa en 2019”.

Dice además que el exempleado no estaba involucrado “en nuestras operaciones en México”.

El reportaje publicado por Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad nunca afirma que la casa sea propiedad de la petrolera. Dice así:

“El sitio TruePeopleSearch, que cruza información de distintas bases de datos, ubicó la residencia como el domicilio de Carolyn Adams desde septiembre de 2019, cuando el inmueble pertenecía a Keith L. Schilling, quien fue alto ejecutivo de Baker Hughes, compañía petrolera que tiene contratos vigentes con el gobierno de López Obrador por más de 151 millones de dólares en obras para Pemex, difunde en puntual reportaje este martes El Universal.

“En Baker Hughes, Schilling se había desempeñado como director comercial y de ventas a nivel global de julio de 2017 a noviembre de 2018, periodo en el que la multinacional obtuvo dos contratos en Pemex, uno de los cuales hasta por 66 millones de dólares sigue vigente en el actual gobierno federal.

“Luego, Schilling fue ascendido a una de las presidencias de la compañía petrolera, cargo que ocupó hasta diciembre de 2019. El 5 de agosto de ese año, funcionarios de Pemex firmaron en Villahermosa, Tabasco, otra asignación a Baker Hughes, esta vez hasta por 85 millones de dólares, con vigencia hasta diciembre de 2022.

Según registros de la propiedad del condado texano de Montgomery, consultados para esta investigación, la residencia que habitaron José Ramón y Carolyn estuvo hasta 2020 a nombre de Schilling”.

El comunicado dice también que “Baker Hughes es una empresa de tecnología energética con operaciones en más de 120 países, comprometida con los más estrictos estándares de anticorrupción y rendición de cuentas en Estados Unidos y en cada uno de los países donde operamos” y que “Baker Hughes es una empresa pública que cotiza en NASDAQ y está comprometida con estrictas normas de anticorrupción y transparencia. Nuestros contratos y operaciones se realizan con estricto apego a la ley”.

El reportaje de Loret de Mola abunda sobre la vida del hijo del presidente, que es muy alejada a la austeridad que su padre pregona en sus conferencias mañaneras.

hch

(253 , 6)