Según la organización ambientalista, la propuesta presidencial apunta al monopolio de la generación eléctrica y bloquea el camino a los proyectos comunitarios.

Redacción MX Político.- La organización ambientalista Greenpeace señaló el martes que la propuesta de reforma eléctrica del presidente de México, Andrés López Obrador, abre la posibilidad de regresar al monopolio estatal en el sector, lo que calificó como un “grave error y un retroceso”.

López Obrador envió el pasado jueves al Congreso su propuesta de reforma constitucional para que la empresa estatal Comisión Federal de Electricidad (CFE) tenga el 54% del mercado de generación en el país. El 46% restante se va a conservar para las empresas particulares para que haya “una auténtica y una verdadera competencia”.

Este mismo martes, el Consejo Coordinador Empresarial (CCE), cúpula empresarial mexicana, pidió al Congreso frenar la reforma.

Presiones sobre los diputados

La coalición oficialista, liderada por el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), no tiene la mayoría calificada para aprobar reformas constitucionales y necesitará pactar con la oposición.

López Obrador defendió la reforma alegando que evitará que “haya aumentos en el precio de la energía eléctrica” y presionó al Partido Revolucionario Institucional (PRI) para que vote a favor.

En un comunicado, Greenpeace criticó el que corresponda “exclusivamente a la Nación el área estratégica de la electricidad”. Esto implica generar, conducir, transformar, distribuir y abastecer la energía eléctrica, lo cual cancela definitivamente la posibilidad de desarrollar proyectos de generación comunitaria, advirtió.

“Esto sin duda sería un grave error y un retroceso en el camino hacia democratizar la energía”, apuntó la organización. Afirmó que los proyectos de “generación distribuida han servido para combatir inequidades y generar acceso a la energía a sectores de población que sufrían de pobreza energética”.

Señaló que, al no quedar definidos los parámetros de seguridad y confiabilidad, “existe una enorme discrecionalidad sobre qué tecnologías serán prioridad para el despacho”, por lo cual las fuentes renovables podrían ser descartadas.

hch

(13 , 13)