Aunque se abatió ligeramente durante la pandemia, la diferencia entre la punta y la base de la pirámide social sigue siendo abismal: los ingresos de los más ricos pasaron de ser 18 veces superiores a los de los más pobres en 2018 a 16 veces.

Redacción MX Político.- La encuesta del Instituto Nacional de Estadística, Georgrafía e Informática (INEGI), denominada Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares, confirma que en México, gracias a la pandemia, el 90% de los hogares tiene menores ingresos a causa de la pandemia.

En términos geenrales, la ENIGH 2020, del INEGI, revela que por la pandemia del coronavirus, los ingresos en los hogares cayeron hasta un 5.8%.

Los hogares ingresaron y gastaron en 2020 un 6% y un 13% menos, respectivamente, que en 2018, según ha revelado la referida encuesta, que es una fotografía más detallada hasta la fecha de cómo se vivió la crisis de puertas adentro.

La desigualdad se redujo a costa de pérdidas de ingreso importantes en el 90% de la población. El aumento de las transferencias del Gobierno no bastó para compensar la caída salarial. Geográficamente, las ciudades y los Estados más volcados al sector servicios fueron los que cargaron con el peso del golpe.

Los datos macroeconómicos de un 2020 fatídico ya se conocían: el desplome del 8.5% en el PIB y la destrucción de 12 millones de empleos. La nueva encuesta, que realiza el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) cada dos años, permite llevar ahora el análisis a pie de calle y adentrarse en los hogares. El ingreso pasó de 53.418 pesos trimestrales a 50.309. La reducción se debe principalmente a la pérdida de empleo y de salarios, que representan el 64% de los ingresos regulares y cayeron casi un 11% respecto a 2018.

Frente a esta caída, las transferencias gubernamentales, que representan alrededor del 17% de los ingresos familiares, aumentaron un 8,3% hasta los 8.871 pesos trimestrales y llegaron al 30% de hogares. Detrás de este aumento, hay un incremento del 50% en los beneficios sociales y de un 15% en las jubilaciones y pensiones. Estas ayudas amortiguaron el impacto, pero no alcanzaron para llenar el vacío dejado por los salarios. “El aumento de las transferencias fue insuficiente para compensar la caída del los ingresos del trabajo”, ha señalado este miércoles el economista Julio Santaella, presidente del Inegi. Toda una llamada de atención para el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, cuya respuesta a la crisis se limitó a mantener los programas que ya existían sin ofrecer mayores estímulos fiscales.

Pese a la parquedad de los apoyos, la recesión ha limado la brecha socioeconómica en un país donde el 1% más rico concentraba el 29% del ingreso antes de la pandemia. El 10% más pobre tuvo ingresos de 110 pesos diarios, un aumento marginal del 1,3% respecto a 2018, mientras el 10% más acomodado, con 1.814 pesos diarios, registró una disminución del 9%. La diferencia entre la punta y la base de la pirámide sigue siendo abismal; los ingresos de los más ricos pasaron de ser 18 veces superiores a los de los más pobres en 2018 a 16 veces.

La modesta mejora entre los más desfavorecidos no es un logro del Gobierno, opina el economista Rodolfo de la Torre, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias. “Hay serias dudas respecto a la efectividad de los programas sociales. El 30% de la población más rica recibió más beneficios que los más pobres”, apunta. En cambio, De la Torre atribuye la evolución al tipo de confinamiento que hubo: “Las actividades que estuvieron detenidas más tiempo fueron las de zonas urbanas. En las rurales el sector agrícola no se detuvo. Eso pudo impulsar el ingreso de las personas más pobres”.

Precisamente, las cifras muestran los contornos geográficos de la crisis: eminentemente urbana y ubicada en el centro y sur del país. En las ciudades los ingresos disminuyeron un 8%, mientras que en el ámbito rural aumentaron un 3,6%. Las regiones más golpeadas fueron aquellas con un mayor peso del sector servicios, el más afectado por el confinamiento impuesto a inicios de la crisis. Los ingresos trimestrales promedio en el turístico Quintana Roo se desplomaron un 23% y los de Ciudad de México, un 20,5%. En contraste, los Estados industriales del norte del país tuvieron una caída mucho menor, del 1,3% en Nuevo León e incluso un aumento del 4% en el vecino Chihuahua. El sector exportador es que el que más rápidamente se ha recuperado gracias a la reactivación estadounidense.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) señaló esta semana que prevé que el país crezca un 6,3%, frente a su pronóstico anterior del 5%. Sin embargo, persisten las inquietudes sobre la calidad de la recuperación. Aunque junio registró medio millón de empleos más que hace un año, el trabajo informal aumentó del 56% al 59%, al igual que el número de horas trabajadas.

hch

(11 , 1)