Así lo aseguró en una selecta reunión con amigos y seguidores, en Toluca.

Redacción MX Político.- Miembros de sus equipos políticos, aliados históricos, empresarios e incluso integrantes de la 4T, fueron convocados por el canciller para sostener una sigilosa y ‘discreta’ reunión política, para mandar señales a sus muy seguros contrincantes políticos internos.

Una reunión concelebrada en Toluca, la capital del Estado de México pero, también, atención, en la sede moral del multiinvocado y célebre grupo ‘Atlacomulco’, que antecedió en el poder formal y real al actual régimen morenista.

Sede del poder formal -económico y político- alterno al poder emanado desde la CDMX desde por lo menos el año 97 del siglo pasado.

En Toluca pues, como una forma de evitar lecturas que echen más leña al fuego que prendió el accidente de la Línea 12. Ebrard quería evitar, en concreto, que Sheinbaum -o incluso AMLO- interpretaran que estaba haciendo política dentro de los dominios de la Jefa de Gobierno.

En la cumbre de Toluca hubo más de 100 invitados, un primer círculo de aliados que acompañarán a Ebrard. Viejos aliados -como el hijo de Don Manuel Camacho-, senadores, empresarios, e incluso aliados en otros partidos. La participación fue variada.

Crónica puntual del portal La Política Online (LPO), reseña que después de cinco oradores, Ebrard tomó la palabra y agradeció el acompañamiento. En pocos minutos ya había destapado su intención de competir en 2024, y aclaró que lucharía “respetando las reglas del juego”.

“No se confundan, ya van varias veces que nos dan por muertos y aquí estamos, siempre resistimos”, dijo el Canciller, sobre todo en referencia a los últimos convulsionados meses, cuando estalló una disputa al interior de Morena por las responsabilidades del accidente de la Línea 12.

En ese sentido, entre los asistentes estaban prácticamente todos los funcionarios y representantes de empresas que construyeron la Línea 12, acaso un mensaje interno de que no habrá fracturas ni señalamientos ante ese frente de batalla.

Cabe hacer mención que la guerra ya es deliberada entre los aspirantes internos a la nominación morenista al máximo cargo de la República.

Por ejemplo, en casi todos los eventos que protagoniza, Claudia Sheinbaum escucha cómo la militancia de Morena la coloca en la sucesión de 2024. “¡Presidenta! ¡Presidenta!”, es la canción que se repite. Además, es casi la co-anfitriona de todos los actos políticos donde AMLO quiere mandar un mensaje a su histórica militancia.

Con ese panorama entonces ya instalado, Marcelo Ebrard organizó este fin de semana su acto de lanzamiento a la Presidencia. Se trató de una cumbre privada, en donde se cuidó de forma muy rigurosa el hermetismo, para que no hubiera vídeos, ni fotos que se filtraran a la prensa. Los invitados debían dejar afuera sus celulares.

Cabe señalar que algunos asistentes publicaron en sus redes sociales fotografías con Ebrard, que fueron tomadas al terminar la cumbre. Es el caso de Juan Carlos Natale, quien fungirá como diputado federal por el Partido Verde gracias a las gestiones del Canciller. “Un orgullo ser tu amigo y estar desde el principio de la nada por la sucesión presidencial. Vamos con todo Marcelo por el ’24”, publicó Natale.

hch

(28 , 4)