El exjefe de Seguridad del Gobierno de México, Luis Cárdenas Palomino fue arrestado. La periodista mexicana, experta en el rubro de la seguridad, Anabel Hernández, da detalles sobre la red de corrupción en la que está involucrado.

Redacción MX Político.- En 2008, cuando publiqué el libro Los Cómplices del Presidente, en donde hablo de la trama de corrupción, complicidad y nexos con el crimen organizado del grupo de policías corruptos encabezado por Genaro García Luna y Luis Cárdenas Palomino, éste último compró al menos media centena de libros y comenzó a repartirlos entre sus familiares y amigos: ¡Me estoy haciendo famoso!, dijo sonriendo.

Tiempo después, más allá de su cinismo y de saberse impune, comprendió que el que se hicieran públicos sus crímenes y abusos, como el triple homicidio en el cual participó cuando tenía apenas 18 años, no era exactamente la clase de “fama” que convenia al grupo criminal de policías al que pertenecía, aunque este tuviera la protección del presidente Felipe Calderón. Tampoco convenía dicha “fama” a los carteles de la droga para los que trabajaba. Era más útil si los periodistas y medios de comunicación lo hacían pasar como un héroe y no como el criminal que era.

Fue así que, junto con García Luna, en 2010 orquestó un plan para asesinarme luego de publicar la segunda fase de mi investigación en el libro Los Señores del Narco.

Finalmente, este 5 de junio de 2021, la “fama” lo alcanzó: Luis Cárdenas Palomino fue arrestado por la Secretaría de Marina en el municipio de Naucalpan, Estado de México, con la ayuda de un grupo muy selecto de la Policía Federal Ministerial que desde hace meses remaba contra corriente para cumplir la orden de captura emitida por un juez desde septiembre de 2020.

En México, Cárdenas Palomino es acusado de tortura y la Unidad de Inteligencia Financiera lo investiga por lavado de dinero. En Estados Unidos, desde julio de 2020, es acusado en una corte de Nueva York de narcotráfico y de haber recibido millonarios sobornos del Cartel de Sinaloa y el Cartel de los Beltrán Leyva, a cambio de protección y ayuda en el tráfico de drogas.

La detención de Cárdenas Palomino es importante, pero quien piense que con esto queda disuelto el grupo criminal que él y García Luna encabezan, se equivoca. Aún está viva y boyante la amplia red con la que Cárdenas Palomino ha seguido operando y ganando posiciones estratégicas en el gobierno.

Importantes empresarios como Ricardo Salinas Pliego, muy cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador; el Consejero Jurídico del Presidente Enrique Peña Nieto, Humberto Castillejos Cervantes; el Secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch; y hasta el propio hijo de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, Eduardo García Villegas Sánchez Cordero, forman parte de la trama de poder, impunidad y compra desenfrenada de propiedades, de la cual Cárdenas Palomino es protagonista.

Cumbre y declive
Durante su paso por la Agencia Federal de Investigaciones (2001-2006) y la Secretaría de Seguridad Pública Federal (2007-2012), Cárdenas Palomino tenía aceitada una buena imagen ante la opinión publica, gracias a la corrupción e indolencia de periodistas y medios de comunicación.

Aunque los noticiarios se llenaban de los supuestos operativos exitosos en contra del crimen, yo empecé a encontrar una historia totalmente distinta. Había denuncias en su contra por tortura, sus presuntas víctimas hablaban de las mazmorras en la AFI en donde incluso ocurrieron homicidios. Sus excesos tomaron más notoriedad con el caso de la ciudadana francesa Florence Cassez, detenida en 2005 en un montaje televisivo, acusada falsamente de secuestro, y quien pasó 7 años de su vida en prisión acusada de un crimen que no cometió.

A eso se sumaron las denuncias de que él, García Luna y los otros policías del circulo criminal daban protección a secuestradores y a los carteles de Sinaloa y los Beltrán Leyva.

Pese al negro historial, al terminar el sexenio de Calderón encontró refugio como director y representante legal de la empresa Adamantium Seguridad Privada, propiedad del empresario Ricardo Salinas Pliego, dueño de TV Azteca y muy cercano al presidente AMLO.

Aunque oficialmente Cárdenas Palomino dejó dicha empresa en septiembre del año pasado, luego de que se giró la orden de aprehensión en su contra por tortura, el empresario Salinas Pliego seguía apoyándolo al menos hasta el mes de junio pasado, cuando era prófugo de la justicia.

A través de la empresa Arrendadora Internacional Azteca, puso a su disposición una camioneta de lujo Chrysler Pacífica, automática, modelo 2020, la cual Cárdenas Palomino puso al servicio de su esposa Gizeh Díaz Martínez, con quien contrajo matrimonio en abril de 2012, antes de que terminara el sexenio de Calderón. Ella es 18 años menor que él, actualmente tiene 33 años y ha procreado 3 hijos con el ex jefe policiaco.

Las más de 15 propiedades de Cárdenas Palomino

Al igual que García Luna, su jefe, compadre, amigo y cómplice, Cárdenas Palomino comenzó a amasar una fortuna inexplicable en tiempo récord. Al menos han podido ser ubicados y visibilizados 13 bienes inmuebles localizados en el Estado de México, Guerrero y Ciudad de México, cuyo monto de inversión supera los 4,6 millones de dólares.

Conforme aumentaron los señalamientos de su involucramiento con el Cartel de Sinaloa y el Cartel de los Beltrán Leyva, a cambio de sobornos, aumentaron sus propiedades y vehículos. La compra desaforada de bienes muebles e inmuebles, la gran mayoría al contado, debía llamar la atención de la Secretaría de la Función Pública y la Secretaría de Hacienda. Pero estaba protegido en el sexenio de Calderón y de Peña Nieto.

En 2004 era propietario de una modesta casa en Acapulco, Guerrero, en la calle Comodoro Carlos Castillo Bretón número 3, Fraccionamiento Costa Azul. La compró a crédito por medio millón de pesos.

Justo al terminar el sexenio de Vicente Fox, en diciembre de 2006 compró al contado un departamento en Bosques de Tabachines 46, en Fraccionamiento Bosques de las Lomas, por 2,2 millones de pesos, el cual vendió en 2012 a través del notario público Ignacio Morales Lechuga.

En el mismo mes de diciembre de 2006 adquirió también al contado, por 1,2 millones de pesos, un departamento en Ahuehuetes Norte número 1431 interior 105 colonia Lomas del Chamizal, Delegación Cuajimalpa.

Ya estando al lado de García Luna en la Secretaría de Seguridad Pública Federal en agosto de 2009 compró al contado, en Residencial Plaza Carso, Lago Zúrich numero 245, un lujoso departamento de 237 metros cuadrados, por 6,9 millones de pesos, según quedó asentado en la escritura pública. El notario público que lo ayudó a realizar esa transacción fue Eduardo Francisco García Villegas Sánchez Cordero, hijo de la actual Secretaria de Gobernación Olga Sánchez Cordero.

En 2014, siguiendo el gusto por las casas de campo de García Luna, Cárdenas Palomino adquirió su propia residencia de fin de semana en Malinalco, Estado de México, de más de 3 mil metros cuadrados de terreno, con piscina y jardines. La compró también al contado, por 5 millones de pesos.

Posteriormente compró la propiedad de Privada de Montecarlo número 210, Colonia Lomas Hipódromo, Naucalpan, Estado de México, de más de 866 metros cuadrados, donde actualmente vive su esposa Gizeh y que tiene un valor comercial de al menos 27 millones de pesos.

Creó empresas para comprar más propiedades

En 2013, Cárdenas Palomino creó la empresa Comercializadora Aqua Shield Advising, en Naucalpan, estado de México. Tiene 99 acciones, él tiene 90 y 1 aparece a nombre de Rafael Ulises Oliveros Ángeles como socio. El administrador único es Cárdenas Palomino.

De acuerdo a los cables filtrados por Wikileaks, Oliveros Ángeles era oficial del área de Inteligencia para la Prevención del Delito en la Secretaría de Seguridad Pública Federal, uno de los hombres de confianza de Cárdenas Palomino.

La periodista Anabel Hernández.

En 2016 creó la empresa Smart Shield Consulting, de la cual también es socio y representante legal. Con esta empresa compró en noviembre de 2016 dos departamentos en Lago Zúrich número 168, colonia Ampliación Granada, delegación Miguel Hidalgo, al contado. Aunque en los datos registrales aparece la operación por un total de 1,8 millones de pesos, en esa torre el valor real de cada departamento oscilaba entre 5 y 6 millones de pesos.

Cárdenas Palomino estaba en un modo de compras desenfrenadas. Ese mismo mes de noviembre de 2016 compró otros tres departamentos en la misma zona, específicamente en Miguel de Cervantes Saavedra número 380, un lujoso edificio con vista al museo Soumaya. El pago fue al contado, y aunque en los documentos oficiales aparece un pago total de 4,5 millones de pesos, en realidad cada departamento valía al menos 6 millones de pesos.

El 7 de diciembre de diciembre de 2016 adquirió otro departamento en Lago Andrómaco número 61, al contado. De acuerdo a la escritura pagó 1,3 millones de pesos, cuando su valor era de al menos 3 millones de pesos. Inmediatamente después de esa adquisición, compró otra propiedad en la calle José María Teresa número 85, en la colonia San Angel, Ciudad de México. Pagó al contado 3,8 millones de pesos.

En 2018 compró una nueva propiedad al contado, de acuerdo a la escritura. Pagó 4,2 millones de pesos. Se encuentra en Residencial Villalba casa 15, en Atizapán de Zaragoza, Estado de México.

Ni la detención de García Luna lo hizo más precavido. Mientras su ex jefe ya estaba preso en Nueva York, el 16 de diciembre de 2019 Cárdenas Palomino compró al contado una propiedad en Fuentes de Águilas número 13, Colonia Tecamachalco, Naucalpan, Estado de México, por 10 millones de pesos.

hch

(74 , 7)