Acudirá la próxima semana a la CDMX, acompañado de la Gobernadora de Chihuahua, Maru Campos, para reunirse con AMLO.

Redacción MX Político.- En un afán de neutralizar a Greg Abbot, el republicano Gobernador de Texas que pretende trastocar la armonía comercial en sus pasos fronterizos con cuatro estados fronterizos mexicanos, el gobernador sonorense Alfonso Durazo, pone de su parte sus oficios en el arte de negociación y se dispone a deplegar una estrategia de cabildeo, haciendo ‘lobbies’ de negociación con mandatarios y figuras de extracción demócrata, a fin de distender esta nueva crisis desatada por políticos republicanos contra el gobierno del presidente Andrés López Obrador.

A lo que se suma la especie de crisis diplomática que abrió el mandatario mexicano al lanzar la amenaza de no asistir a la Cumbre de las Américas en Los Ángeles este junio y que puso ya en aprietos al embajador de EU en México, Ken Salazar.

Tanto así que hasta el propio magnate Larry Fink tuvo que invitar personalmente a López Obrador al encuentro de alto nivel en California, como lo revela hoy el portal especializado LPO.

Y es que por el contrario, sin México ni Brasil (Jair Bolsonaro ya avisó que plantaría a los demócratas), la cumbre sería anecdótica. Es ahí donde el discurso securitario cobra valor y eso lo sabe el gobernador Alfonso Durazo, quien se recupera del revés político causado por los resultados de la revocación de mandato en Sonora.

Las luces rojas se encendieron, pues el gobernador morenista quedó muy debajo de sus expectativas (13% de participación en su estado, apenas 300 mil personas). Por ello, busca posicionarse como el líder del noroeste del país, el plan por el cual fue promovido para el Palacio de Gobierno en Hermosillo luego de renunciar a la Secretaría de Seguridad del Gobierno Federal. Lo anterior desde luego con miras al 2024.

Según deslizó a funcionarios norteamericanos con los que se reunió este miércoles en Arizona, para la región es crucial blindar la frontera entre México y Estados Unidos, esto con el fin evitar tanto el tráfico ilegal de armas como el paso ilegal de personas. Aunque buscando siempre ampliar la cooperación entre los estados fronterizos, en lugar de medidas punitivas como aquella propuesta por el gobernador de Texas, Greg Abbott.

El nuevo proyecto de trabajo podría disminuir la tensión entre Palacio Nacional y la DEA, la cual alcanzó su peor momentos en días pasados.

Ha trascendido que Durazo, en un acto que busca desplazar a Marcelo Ebrard, se acercó a las agencias de seguridad norteamericanas con las que guarda una buena relación. El camino pasa por el embajador Ken Salazar, con quien habla sobre la necesidad de blindar la frontera con más elementos de la Guardia Nacional a cambio de mediar ante López Obrador, de nuevo en diálogo abierto de privilegio con el primer mandatario ante el fracaso del embajador de EU.

Por ahora, según se difunde en diferentes columnas de analistas, durante la reunión que tendrá la próxima semana con el presidente López Obrador donde también se reunirá con la gobernadora Maru Campos de Chihuahua, planteará el plan para contener a Abbott aumentando la cooperación en materia de seguridad con EU.

El nuevo proyecto de trabajo podría disminuir la tensión entre Palacio Nacional y la DEA, la cual alcanzó su peor momentos en días pasados.

La Administración para el Control de Drogas de Estados Unidos (DEA, por sus siglas en inglés) ha dejado de estacionar un avión en México para operaciones antinarcóticos, por primera vez en décadas. Lo anterior después de que funcionarios mexicanos les quitaran el espacio de estacionamiento a la agencia en el Aeropuerto de Toluca. La medida es un nuevo golpe a la cooperación conjunta contra el narco.

hch

(16 , 16)