El gobierno francés informa que controlará el corporativo EDF, para monopolizar la producción energética. Alemania sigue sus pasos. Anticipan que Rusia cortará el suministro de gas.

Redacción MX Político.- Mientras se impulsa una política de ‘antimonopolios de estado’ y básicamente en áreas como la energética, Francia, un integrante del G-7, de las principales economías industrializadas del mundo, anuncia que nacionalizará la principal empresa de Estado productora de energía, ante la crisis energética que vive Europa.

Así entonces, el presidente Emmanuel Macron decidió avanzar en la nacionalización total de Electricité de France (EDF), la principal empresa del sector en el país. La primera ministra Elisabeth Borne aseguró que el Estado pasará a monopolizar la producción de energía, después de que el Parlamento Europeo avalara la clasificación del gas y la nuclear como energías sostenibles.

EDF tiene una deuda de 43.000 millones de euros y Macron necesita fortalecerla para que lidere la producción de energía nuclear, que Borne calificó de “soberana y competitiva” frente al gas y el petróleo rusos. Además, Ursula Von der Leyen, titular de la Comisión Europea, admitió que el corte del suministro desde Rusia es un escenario más que probable, lo que explica por qué el presidente francés se adelantó a la jugada.

La decisión forma parte de una estrategia más amplia por parte de Macron, que durante la reciente visita a París del primer ministro israelí Yair Lapid se comprometió a mediar entre Israel y Líbano por el yacimiento de Karish, en el Mediterráneo, en disputa por los dos países rivales. El mandatario francés busca que el gas de Karish llegue a Europa a través de Egipto y está dispuesto a usar su influencia entre los políticos y empresarios libaneses para destrabar el conflicto.

Para Emilio Taddei, doctor en Ciencias Políticas por el Instituto de Estudios Políticos de París, la nacionalización es en realidad un “resacate a los inversores privados(…) En un escenario a medio y largo plazo, la alternativa de Europa debe ser la transición hacia energías renovables, pero a corto plazo, y de cara al invierno de 2022-2023, la emergencia supondrá volver a quemar energías fósiles, usar más carbón, más gas natural, más petróleo, mayormente de origen norteamericano”, indica del Guayo. “El gas licuado de EEUU es un gas mucho más caro, pero si Rusia cierra el grifo no habrá alternativa y a corto plazo habrá que abrir más plantas de regasificación”, señaló el analista.

Alemania sigue sus pasos: Ola de nacionalizaciones, rescates e impuestos extraordinarios en Europa

En abril, Alemania, uno de los países europeos más dependiente del gas ruso, nacionalizó la filial local de Gazprom para asegurar el suministro de gas ante la amenaza de Vladimir Putin de cortar el suministro. El decreto le otorga al Estado alemán la facultad de controlar esta empresa hasta el 30 de septiembre de 2022.

La intención de Olaf Scholz es extender esta nacionalización temporal. Tampoco se descarta la adquisición de participaciones en empresas del sector para tener injerencia en la producción, la comercialización y los precios.

En este sentido, en las últimas semanas, el gobierno federal avanzó en un decreto para rescatar a las compañías que arrastran números en rojo. La gasera Uniper sería la primera en pasar al guante público.

Scholz busca garantizar la solvencia de todas aquellas empresas del sector que estén en apuro mediante la concesión de créditos y avales. De ser necesario, el Ejecutivo podría también adquirir parte de las acciones.

hch

(16 , 1)