Entrevista a la diputada federal migrante Nora Oranday

Redacción MX Político.- La primera impresión de este entrevistador fue la de una mujer empresaria típica del norte del país. Con las formalidades de la conducta y la vestimenta propias de esa clase media alta, fiel al trato educado y a los tonos discretos formales, propios del buen vestir.

No obstante, conforme se fue adentrando el reportero a la “conversación” propiamente, más que en una entrevista, debió adecuar o hasta modificar el bosquejo que se había formado de manera mecánica y errática a primera vista, acerca de la personalidad de la entrevistada. Un ejercicio aleccionador para todo aquel que practica métodos de investigación de campo, en su modalidad de entrevista: policías investigadores, agentes del Ministerio Público, investigadores académicos, jefes de recursos humanos y desde luego periodistas: “No siempre lo que parece… es.”

En Nora Oranday, la diputada federal migrante, no hay ni por asomo clasismo, ni secuela alguna de aquella enfermedad propia de los políticos de nuestro tiempo: el narcisismo.

Así, conforme fue incrementándose el interés durante el desarrollo del interrogatorio, la legisladora nacida en la región minera de Coahuila y avecindada por caprichos de la vida, en Chicago, Illinois, Estados Unidos de América, fue revelándose en su humanidad y en su profesionalismo.

“Caprichos de la vida” por cierto, que provocan que la humanidad en su frustración, llegue a etiquetarla incluso como la “peor de las tiranías”… a la vida misma. Porque como ha repetido decenas de veces el propio presidente mexicano en sus “soliloquios” mañaneros: “Nadie migra por gusto… sino por necesidad.”

Y le reveló a MX Político la diputada Nora Oranday, algo más que su amplia propuesta legislativa para paliar de entrada y avanzar más en las soluciones legales, sociales, demográficas y políticas que ese grande y olvidado sector de la población mexicana, como es nuestra población migrante… que también es mexicana.

La generosidad de la entrevistada se hizo presente. Súbitamente se transmutó, fiel a su pensamiento y a la manera de aquella trova de Pablo Milanés… en todo “un corazón tendido al sol.”

Recordó con tristeza sus momentos más críticos que la orillaron a dejar su país natal y a su familia nuclear, para adentrarse a la lucha por la sobrevivencia (la competencia profesional en su caso), no obstante su condición de Licenciada en Letras y de haber contraído matrimonio con un exitoso empresario del ramo financiero, también mexicano, originario del estado de San Luis Potosí, que actualmente es propietario en Chicago, de una agencia aseguradora de la firma “State Farm”, un gigante de la industria del riesgo a nivel mundial.

Pero no abandonó la honestidad en ningún momento la diputada Oranday: Reconoció que a pesar de que en su caso hubo sufrimiento y sacrificio, estos solo fueron en el plano sentimental, al tener que dejar su patria y su familia, para ir a enfrentarse en una selva de concreto a verdaderos portentos de la competencia en el plano profesional y para competir, sobre todo, “no solo bajo reglas más estrictas, sino también para enfrentarse a la discriminación racial, por el lenguaje, por la cultura, por la religión, por el origen, por el apellido”, entre otros.

Fue enfática al reconocer que además de todas estas adversidades, la inmensa mayoría de los migrantes, se enfrenta al más lacerante de los problemas: el económico.

Dijo que ella y su familia obtuvieron en un lapso relativamente menor la nacionalidad (no solo la residencia en el país vecino, los Estados Unidos), dada su dinámica empresarial y profesional, pero que –insistió- a la gran mayoría de migrantes les cuesta toda una vida y, en ocasiones, varias generaciones, para alcanzarla.

“Ciertamente yo me defino: Ni ostentosa, ni modesta… sino en el justo medio”, señaló.

De ahí la importancia que reviste el trabajo legislativo que despliega la legisladora que, aunque pertenece a la fracción del PAN, no está afiliada al instituto político, lo que le da cierto “advantage” moral, al interior del intestino cameral pero sobre todo… en el concierto de los políticos en activo actualmente, de México.

Es decir: no llegó por la meritocracia partidocrática, ideológica ni por mafia política alguna; llegó por lo que ella es, por lo que sabe… por lo que hace allende las fronteras y también acá en territorio nacional.

Diputada federal Nora Oranday.- Secretaria de la Comisión de Asuntos Migratorios.

La diputada Oranday basa su ambiciosa propuesta en dos ejes de acción fundamentales:

1).- La defensa integral de los niños migrantes mexicanos en territorio estadounidense;

2).- y la discusión como aprobación de una 6ta. (Sexta) Circunscripción Electoral Federal, que permita dar representación puntual (voz en el Congreso de la Unión) a los migrantes mexicanos en EU… y en el mundo, cabe hacer hincapié, pues el fenómeno de la migración mexicana, señala Nora Oranday, escala a niveles descomunales.

“Yo misma tengo contacto con grupos de migrantes mexicanos en varios países del mundo… y atención, no son gentes de un nivel digamo, socioeconómico precario; son profesionales y emprendedores que están poniendo el nombre de México en planos muy superiores; tengo por ejemplo contacto con emprendedores del ramo alimenticio en Canadá; ellos están poniendo de moda un producto por demás práctico y funcional para la industria alimenticia mundial de nuestro tiempo, tipo ‘fast food’: el tamal mexicano, que le compite en igualdad de circunstancias al ‘perro caliente’, a la hamburguesa, a la pizza y al mismísimo taco mexicano, que ya de por sí tiene su propia reputación comercial”, acotó la diputada migrante.

Prosiguió en su recuento: “También tengo contacto con migrantes emprendedores de la lejana Australia; y de Países Bajos (Holanda), en este caso, vale la pena apuntar que jóvenes mexicanas emprendedoras en aquel país, están aprovechando muy bien los programas de emprendedurismo social que ha lanzado la Reina Máxima de Holanda, por cierto de origen argentino. Allá, es un referente esa agrupación de emprendedoras mexicanas.”

Oranday siguió mostrándose auténtica; a continuación se definió con sinceridad: “Soy una mujer de centro, dentro del espectro político de mis dos países; no obstante, estoy casada con un hombre de derecha radical (Republicano), que también como una servidora, hace servicio social y gestión por su pueblo natal. En numerosas ocasiones ha dado donativos a cerca de cinco municipios de San Luis Potosí, que constituyen su región natal y donde él vivió de niño y adolescente. Se trata de Frank De Ávila, fundador a la postre, del PAN en Chicago (entre la comunidad de origen mexicano).

Es quizá la primera legisladora migrante en proponer que se conserve o se obsequie la ciudadanía a todo aquel mexicano (o descendiente) que debió migrar por razones económicas, profesionales o de cualquier otra índole.

Y repuso: “México, se colocó a la vanguardia al aprobar la doble nacionalidad primero y después el voto de los mexicanos que residen en el extranjero; algunos compatriotas tienen inclusive, como la diputada Oranday, doble ciudadanía”.

“Los migrantes se han ganado ese derecho, por cuanto su valiosa aportación, sistemática y constante a la economía mexicana, vía el envío de remesas en dólares estadounidenses”, continuó la legisladora.

“Baste ver la importancia que tuvo en tiempos de recesión económica por la amenaza sanitaria del Covid-19, el nivel de envíos de remesas…. Que se incrementó sensiblemente hasta romper sus propios récords anuales y mensuales, con respecto al mismo período inmediato anterior: durante el primer semestre de 2022, 27.565 millones de dólares , cifra superior a la de 23.647 millones de dólares observada en enero – junio de 2021.

Para el cierre del año 2022, las remesas rondarán los 60 mil millones de dólares y el Presidente de la República no debe ufanarse por eso, pues no es logro de su Gobierno y en todo caso el incremento del flujo migratorio hacia los Estados Unidos, evidencia que la política social de su administración no está dando los mejores frutos. El incremento de las remesas se debe al crecimiento de la economía estadounidense con los empleos que genera, a los apoyos econímicos que el gobierno del presidente Joe Biden les da a las familias como programa especial y hay quienes afirman sin que haya pruebas para demostrarlo, que también el crimen organizado hace sus envíos.

Por esa y muchas razones más, sostiene Oranday, debe mantenérseles vigente la nacionalidad mexicana a los migrantes mexicanos. En un trabajo hecho desde los Consulados en el mundo, no sólo en los 50 que existen en la Unión Americana.

La diputada migrante, expresó desde el libro titulado: “Drama y Odisea de la Migración Mexicana (Editorial Malpaso y Cía, S. A/México 2022”) escrito conjuntamente por el politólogo y también diplomático mexicano, Heriberto Galindo Quiñones y por el doctor en historia Emilio Coral García, la importancia de que el propio concepto de Estado moderno, sea adecuado a la realidad que vive el mundo y que viven México y Estados Unidos en la actualidad. Que se pondere pues, atributo conceptual del Estado, por el elemento Población misma; es decir, que se considere a la población , pero desde una perspectiva metaterritorial osea, la población mexicana que viva de aquel lado de la frontera, también.

De tal forma que si se estiman en 36 millones los mexicanos en calidad de migrantes en Estados Unidos, ya como país no hagamos cálculo a nuestra población de sólo 130 milones de habitantes… sino de 166 millones de habitantes. Y sobre eso calcular nuestros presupuestos como país. Porque esa es nuestra realidad.

Es decir, no pueden ser sólo Gobierno, Territorio y Población los componentes del concepto ya, sostiene enfática.

Y fue a propósito de la mención, Heriberto Galindo Quiñones, en sus tiempos cuando se desempeñaba como Cónsul General en Chicago, fue quien la invitó a colaborar en labores directas del Consulado General Mexicano en aquella ciudad del medio oeste estadounidense, en actividades de promoción cultural.

“En aquellos años de la gestión del cónsul Galindo, que fueron años de mucho trabajo y poca paga, por cierto, -acota con una sonrisa irónica- porque así estaban las circunstancias presupuestales hace 23 años; logramos impulsar el Instituto Mexicano de Cultura y Educación (IMCE), bajo la coordinación del Consulado General, para promover y preservar nuestras raíces culturales en aquella región de los Estados Unidos… De igual forma, fue en esa gestión donde más movilidad hubo con la población migrante mexicana; se impulsaron las federaciones de oriundos y a profesionistas destacados de origen estadounidense se les invitaba a participar en las redes de protección para apoyar a nuestros paisanos. Recuerdo que el cónsul invitaba a todos los estudiantes mexicanos de posgrado que realizaban sus estudios en las universidades más famosas de Chicago, a convivir, a dialogar y a tomarles el pulso de sus inquietudes; aquello me parecía sensacional y eso deberían de hacer todos los cónsules”.

La diputada Nora Oranday hace reminiscencias y señala tajante: “Aunque mi labor con los migrantes no ha sido reconocida por casualidad o por relaciones políticas de una servidora… sino que responde a más de 38 años trabajando en el tema, con acciones concretas de aquel y de este lado de la frontera”.

“Vienen a mi mente, varios empresarios mexicanos muy destacados y muy ricos, que se abrieron paso a base de esfuerzo como los Velázquez, los Muñoz, los Silva, los Rodríguez y muchos más, que generan empleos. Las y los mexicanos que vivimos en los Estados Unidos, al mismo tiempo que apoyamos a la economía mexicana con nuestras remesas, también fortalecemos ala economía de EU, pues pagamos impuestos y somos grandes consumidores.

“Yo recuerdo por ejemplo, que en 2021, al igual que desde hace muchos años, a las ocho entidades que me corresponde apoyar con acciones concretas, como son Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Zacatecas, Guanajuato, Aguascalientes, Querétaro y San Luis Potosí, se les consiguieron donaciones en especie con materiales y equipos en plenas condiciones de servicio, donadas por el Departamento de Incendios de la ciudad de Chicago (Chicago Fire Department) para las ciudades de esas entidades del país.

Aunque se lamenta la legisladora del PAN, del hecho de que en los demás partidos se nombre a funcionarios y se postule a legisladores con un perfil carente del conocimiento en la materia migrante o sin el compromiso ni la vocación suficiente para esa labor tan delicada e importante en el México de nuestros días. Se hacen nombramientos sólo para cubrir el requisito. No hay un compromiso con el tema.

En el referido libro, autoría de Galindo y Coral, Oranday hace el siguiente comentario a pregunta expresa de los autores: “Propongo al Gobierno Mexicano que (para empezar) realmente nos conozcan y nos reconozcan a los mexicanos que vivimos fuera de nuestro país. Cuando se identifique que los Consulados son la “Patria chica”, entonces nos verán como ciudadanos que merecemos el mismo trato, con todo el respeto y la dignidad que nos da nuestra Constitución Política. Aparte de que no le costamos a nuestro gobierno; sí correspondemos con nuestras remesas al fortalecimiento de nuestro país…” (pp. 131).

Una auténtica revelación de la política, la diputada federal migrante Nora Oranday, quien también es requerida ya para el discernimiento y el cabildeo de temas de la política, como lo son: la defensa de los mineros, del INE y la creación de la Sexta Circunscripción Política Electoral. Con ella, coinciden personajes de liderazgo nacional de la talla de Beatriz Paredes Rangel, actual senadora de la República por el PRI y la carta política mejor posicionada de la posible Alianza Opositora en estos momentos en encuestas y sondeos, para abanderar a esa eventual coalición en 2024 rumbo a la Presidencia de la República.

Así también por la diputada federal poblana Blanca Alcalá, también exsenadora del PRI.

La diputada Oranday expresa por cierto su deseo, al final de la entrevista, de que los once diputados de la actual Legislatura estén cada vez más unidos y coincidentes en la defensa de los compatriotas que viven allende el Río Bravo y que se abandone cualesquier tipo de discordia que en lugar de ayudar, perjudican.

Aquí sin duda, se empieza ya a tejer esa posible y necesaria Alianza Opositora, para la Presidencia en 2024, que podría ser encabezada por una mujer.

Y se teje o construye tal, con el consenso de mujeres y de hombres de varios partidos políticos y de la ciudadanía en general.

Y particularmente con una mujer, Nora Oranday, que está resultando ser toda una revelación política y una esperanza para el amplio sector de la población migrante mexicana.

Es Nora Oranday, una mujer sencilla, valiente, franca, humana, resiliente, que ama a su prójimo y a su país de origen, a sus tradiciones, a su raza…

Ella es un incipiente resplandor al fondo del túnel… pero al fin, luz para este tema, tan oneroso para la agenda pública pendiente de este país.

hch

(52 , 52)