Una vez aprobada la reforma al artículo Quinto Transitorio que amplía el lapso de intervención de la GN en las calles del país, ahora la disputa llega al Senado.

Redacción MX Político.- Un momento decisivo para el senador Miguel Ángel Osorio Chong.

La discusión de la militarización del país llegará al Senado con una interpelación directa a su persona.

Osorio deberá elegir entre negociar con el Gobierno y darle los votos de su bancada (y de paso complacer a Alejandro Moreno Cárdenas) o resistir y poner a prueba su predicamento interno en el bloque, el cual viene demostrando fisuras, tal y como lo reseña el ortal especializado LPO.

La más reciente fue en la plenaria de Yucatán. El ex titular de Segob intentó vaciarle la reunión al dirigente nacional del PRI y apenas pudo retirar cuatro senadores del encuentro. Ese giro agitó teorías de un inminente reemplazo de Osorio de la coordinación.

El senador a su vez conserva la carta de la negociación con el Gobierno. En lo que va del sexenio Osorio permanece distante del fuego cruzado de las conferencias matutinas de Andrés Manuel López Obrador, donde han caído otros integrantes de la plana mayor de la administración de Enrique Peña Nieto. Aún el caso Ayotzinapa lo ubica a una distancia prudencial. La continuidad de este estado de situación luce asegurada si Osorio vota como pretende la 4T. El problema es que quedaría en la misma sintonía que Moreno Cárdenas, su rival en el tricolor.

Otro detalle agrega complejidad: Osorio tiene muy buena relación con la plana mayor del Ejército, ya desde el inicio del sexenio y alguna vez en privado se mostró de lo más entusiasmado en avalar en el Senado la nominación de un general para una vacante de la Suprema Corte.

Finalmente, el otro ángulo ineludible, es la relación que tiene Osorio con Ricardo Monreal, que se encuentra en su peor momento con el presidente. Osorio y Monreal tienen un encuentro semanal donde analizan el rumbo del país y del que, de vez en cuando, lo dejan participar a Miguel Ángel Mancera. Ahora ese nexo estrecho también se pone a prueba.

hch

(11 , 11)