Se instala la sospecha de la supuesta filtración de los expedientes médicos. El debate por la militarización en el Senado. La confirmación de Encinas el viernes por la tarde-noche.

Redacción MX Político.- Con la convicción el presidente de que fue una acción “profesional” efectuada por fuerzas del extranjero, pues no hay fuerzas al interior de México capaces de encabezar la filtración masiva de documentos que estaba, al mismo tiempo, confirmando.

Esa negación de algo que nadie le había preguntado… lo que pudiera confirmarlo.

Entre sus colaboradores de Palacio Nacional, gana terreno la sospecha de que los expedientes médicos que ventiló Carlos Loret de Mola, alusivos al “megahackeo” que se autoatribuyó el grupo “Guacamaya”, podrían haber sido filtrados con intencionalidad por militares de alto rango de la Sedena.

Una teoría incomoda y desde luego, difícil de probar para ese círculo cercano del Presidente. Pero el móvil, según esta hipótesis, sería el disgusto con el rumbo de los dos asuntos más sensibles que tiene el Gobierno por estos días: el caso Ayotzinapa y el debate por la militarización en el Senado.

El tema este es de enorme relevancia para los altos mandos militares, de la Sedena y de la Secretaría de la Marina, desde donde descartan enfáticamente que los archivos militares, encriptados con tecnología de Estados Unidos e Israel, sean accesibles para los hackers.

“¿Qué curioso no? No hay ninguna filtración -al menos por ahora- sobre los miles de millones de dólares qué están manejando los generales de la Secretaría de la Defensa para obras sexenales y mucho menos sobre los procesos de licitaciones restringidas”, mencionaba hoy viernes por la mañana un oficial cercano al almirante Rafael Ojeda Durán.

También por otra parte, el caso de Ayotzinapa se ha vuelto una encerrona para la 4T.

El Gobierno quiere decir que es un crimen de Estado pero al mismo tiempo deslindar responsabilidades de los altos oficiales del Ejército involucrados en esa noche trágica. Y, en apariencia, los dos objetivos no son compatibles. Es lo uno o lo otro. ¿Tiene razón Alejandro Encinas o López Obrador? Por lo pronto, Encinas fue ratificado en su cargo otra vez.

Esa distorsión está generando malestar en sectores del Ejército que hacen causa común con los militares arrestados por el crimen de los 43 normalistas. Arrestos que se lograron a partir de testimonios de supuestos sicarios. A esto se agrega la marcha de la semana pasada en el Campo Militar 1, donde el clamor apuntaba al general Salvador Cienfuegos.

hch

(50 , 1)