Fue el propio exmandatario, quien se quejó de que su mansión “está bajo sitio, rodeada y ocupada por un grupo grande de agentes del FBI” y que habían “hasta intervenido en mi caja fuerte”.

Redacción MX Político.- La mansión conocida como Mar-a-Lago de Donald Trump en Palm Beach, Florida, propiedad del expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump, fue objeto de un cateo sorpresa este lunes por parte de elementos del Federal Bureau of Investigations (FBI por sus siglas en inglés), como parte -se dijo- de un esfuerzo de “demócratas de izquierda radical” para evitar su candidatura presencial en 2024, y afirmó que “tal asalto sólo sucede en países descompuestos del Tercer Mundo” y que Estados Unidos “ahora se ha vuelto en uno de esos países”.

La noticia fue difundida por el propio exmandatario, quien se quejó de que su mansión “está bajo sitio, rodeada y ocupada por un grupo grande de agentes del FBI” y que habían “hasta intervenido en mi caja fuerte”.

Dijo que “nada como esto ha ocurrido jamás ante a un presidente de Estados Unidos” (aparentemente olvidando su condición de ex presidente).

“Después de trabajar y cooperar con las agencias gubernamentales relevantes, esta redada no anunciada sobre mi hogar no era necesaria ni apropiada”, indicó en su amplio comunicado, donde no reveló si sabía qué era lo que estaban buscando los agentes federales. “Estos son tiempos oscuros para nuestra nación”, declaró.

No mencionó que el actual jefe del FBI, Christopher Wray, fue nombrado al puesto por el propio Trump.

Aunque hasta el cierre de la edición no había comentario oficial del FBI o del Departamento de Justicia, esta operación sin precedente indica que algunas de las múltiples investigaciones federales -hay otras estatales- sobre el ex presidente se están intensificando.

Según información preliminar extraoficial reportada por varios medios estadunidenses, el cateo aparentemente está enfocado en documentos que llevó Trump consigo de la Casa Blanca, incluyendo algunos que son clasificados como secretos. Aunque anteriormente fue obligado a regresar varias cajas de documentos a las autoridades, parte del cateo sería para ver si aún tenía documentos oficiales en su mansión que no había retornado a los Archivos Nacionales tal como marca la ley.

Con todo, un cateo no implica que se hayan formulado cargos criminales, se requiere una orden judicial y para obtenerla las autoridades tienen que convencer a un juez de que hay “causa probable” de que un delito ha ocurrido.

hch

(50 , 23)