Asegura tener la certeza de que “tomará posesión de la gubernatura el 1 de octubre”.

Redacción MX Político.- Los ánimos en Tamaulipas están por demás “caldeados”. La polarización entre la población es inocultable. Observadores internacionales, gubernamentales, periodísticos, empresariales o espontáneos consideran que Tamaulipas es un estado confinado al experimento de lo que puede pasar en 2023 y en 2024 en nuestro país, si el estado de cosas permanece como hasta hoy, con un Gobierno que no muestra ningún afán legal ni institucional y que, por sobre todas las cosas, su interés inmediato, cortoplacista, es la conservación a cualquier precio… a cualquier costo.

Américo Villarreal Anaya, Gobernador electo de Tamaulipas sabe que tiene en su contra un cúmulo de antecedentes negativos que están plenamente acreditados en ese que se ha convertido en el tribunal del mundo , occidental y no occidental: el vecino del norte, los Estados Unidos de América.

Está consciente también que tanto apara él como para su principal enemigo político, el actual gobernador panista Franciso García Cabeza de Vaca, el panorama es irreductible a solo dos opciones extremas entre sí, sin puntos medios, sin grises… sin matices: “matar o morir” políticamente, dicho sea metafóricamente.

Américo Villarreal notificó este lunes su reincorporación al Senado de la República previo a la toma de protesta como gobernador de Tamaulipas.

Sabe que en la calle peligra, pues puede ser detenido gracias a la existencia de una supuesta orden de aprehensión en su contra por diversos delitos del orden común, solicitada por el propio García Cabeza de Vaca, según se dice.

Por eso dejó el territorio tamaulipeco y vino a la Ciudad de México, a cumplir con un encargo temporal, de 96 horas… recobrando sus atributos como senador de la República y recuperando eso llamado fuero, para poder llegar al día primero de octubre sin contratiempos y volver a Ciudad Victoria a tomar posesión.

Se sabe, tal como se adelantó en MX Político, que el magistrado José Luis Vargas del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, fue el encargado de elaborar el proyecto de sentencia, alrededor del cual se emitirá la votación y que es a favor de la absolución de los delitos que se le imputan en materia electoral, por lo que buscarán más focalizadamente desde el primer momento de conocido el proyecto, conseguir a como de lugar los votos de los dos ministros del TEPJF que necesitan, confirmando así el triunfo del morenista Américo Villarreal en las elecciones pasadas. Por lo que en la próxima sesión del tribunal electoral, prevista para el próximo miércoles 28, ya se podría conocer el desenlace de la historia.

En su cuenta de Twitter, Villarreal Anaya expresó que tomó la decisión “ante la embestida de un gobierno que no respeta las instituciones y que busca por todas las formas quebrantar el orden y arrebatar la voluntad de los tamaulipecos que votaron democráticamente por la esperanza y la honestidad el pasado 5 de junio”.

El gobernador electo de Tamaulipas expuso que permanecerá como senador de la República hasta el 30 de septiembre, un día antes de su toma de protesta, para “proteger así la gobernabilidad, la transformación y el cambio”.

hch

(17 , 1)