El detonante de esta decisión, tomada por Blinken conjuntamente, podría ser por la molestia causada por la entrevista con Loret de Mola.

Redacción MX Político.- Anthony Blinken, secretario de Estado de la Unión Americana y un grupo de senadores, analizan mayores controles para los embajadores de Estados Unidos que hayan tenido roles activos como recaudadores de campañas electorales de ese país,esto significa , que los embajadores con un roigen político, más que de formación diplomática formal.

Precisamente así como Ken Salazar y Marc Stanley, que se encuentran encabezando las misiones en México y Argentina respectivamente.

Sería mediante un sistema de encuestas reservadas, como se buscará que los funcionarios diplomáticos de carrera tengan mayor supervisión sobre embajadores que llegaron a ese cargo por sus apoyos recaudatorios. Así lo difunde el portal especializado LPO este miércoles, con información –dice- procedente del Departamento de Estado de EU.

Este sistema, que viene con el patrocinio del senador Tim Kaine, cercano a la familia Obama y candidato a vicepresidente de Hillary Clinton en 2016, puede convertirse en un dolor de cabeza para los embajadores Ken Salazar en México y Marc Stanley en Argentina.

El primero recaudó para las campañas de Joe Biden y Kamala Harris en Colorado y el segundo hizo lo propio en Texas, dos plazas que no son sencillas para los demócratas.

Salazar ya fue apuntado por un extenso reportaje en The New York Times que confirmó lo anticipado por LPO: Blinken no está conforme con el embajador -es sostenido por Biden- y entiende que es culpable de haber dado señales contradictorias en la disputa por las leyes de Andrés Manuel López Obrador en materia energética.

Para la óptica de Blinken, el embajador Salazar siempre le ha dicho al presidente mexicano lo que a este le agrada escuchar. Nunca ha marcado límites y por eso la posibilidad de que haya paneles de controversia en el marco del T-MEC que le pueden costar a México 30,000 millones de dólares.

Salazar le dio una entrevista a Carlos Loret de Mola hace apenas unos días, otro de los tropiezos de su “diplomacia errática”, según entienden en el entorno de Blinken. Justo cuando Salazar quiere empezar a mostrarse menos cercano a la 4T, le brinda un reportaje al periodista más opositor al gobierno, y en Latinus que es acusado por el obradorismo de estar financiado justamente por el Departamento de Estado de los EU.

hch

(24 , 24)