Ambos exponentes de la 4 T buscan despuntar en la revocación para subir sus acciones hacia 2024.

Redacción MX Político.- El ejercicio de Consulta de Revocación de Mandato del próximo domingo, está sirviendo también como una fórmula de medición interna en el movimiento de la 4 T, de cara a la propia sucesión presidencial en 2024.

Porque, como lo sugirió Andrés Manuel López Obrador hace varios meses cuando en aquella mañanera abrió de plano el proceso y acuñó el término ‘corcholatas’, para referirise a los posibles aspirantes a ser los abandeados de Morena para la próxima elección federal en nuestro país: “Ni están todos los que son… ni son todos los que están”.

Es decir, al proceso interno de definición, se le habrán de sumar otros más, a partir del resultado que ofrezcan al sistema en sus respectivos estados, en ese ejercicio de ‘democracia plena’ en que se constituirá la llamada ‘Consulta para la Revocación del mandato’.

Y a juicio de algunos analistas, ya existen por lo menos dos figuras locales que han levantado la mano para ser tomados en cuenta en base a este nuevo reto selectivo.

Alfonso Durazo Montaño y Félix Salgado Macedonio, pretenden lograr participaciones récord en sus estados para seguir alimentando sus proyectos presidenciales. Ambos parten de la misma base: entender que los candidatos del centro se pueden desbarrancar y, llegado ese escenario, ser las mejores alternativas posibles a los ojos de Andrés Manuel López Obrador.

Esta posibilidad, debe decirse, ha ganado fuerza porque se percibe un deterioro de Marcelo Ebrard en el ánimo presidencial. Se cristaliza así la idea de que ahora hay más espacio disponible para buscar el 2024.

El portal neolonés LPO va más allá incluso y hasta proyecta cifras meta, en base a la información de la que dice disponer: “Que Durazo quiere conseguir 600 mil votos en su estado, lo cual sería un dato porque son más voluntades de las que él logró en 2021 para ser gobernador”.

Por su parte, Félix Salgado Macedonio está recorriendo el país desde enero para armar estructuras en las cuales cimentar sus aspiración y para lo mismo se separó de su banca de senador, según trasciende.

Que en ambos casos, esros dos nuevos ‘corsarios de la esperanza morenista’, pretenden llamar la atención de Andrés Manuel , en el sentido de que no debiera ser tan definitiva aun la definición de Claudia Sheinbaum, como la abanderada de Morena para 2024, pues es una candidata con un discurso orientado a la población del centro geográfico del país, muy distinto a la forma de pensar de otras regiones como Sonora y Guerrero; en el priemr caso , con una población más conservadora en sus costumbres y de una fé católica mayoritaria.

hch

(116 , 2)