Redacción Oaxaca Político / La Jornada.- La transformación del país tiene que devolver a Oaxaca la dignidad de todos sus pueblos y comunidades originarias, incluyendo a los afromexicanos; a su vez, la entidad tiene que entregar una nueva forma de gobernar a través de la organización social, “de una gobernanza basada en la escucha, la colaboración y la construcción comunitaria”, sostiene la senadora Susana Harp Iturribarría (Oaxaca, 1968).

En entrevista con La Jornada, la aspirante a la candidatura de Morena a la gubernatura de su estado natal considera que esa entidad “le puede regalar a ese gran proyecto que es el corredor transísmico el ser el garante territorial para que salga adelante, pues se trata de una iniciativa que va a cambiar parte de la actividad económica del planeta; tendríamos que hacer partícipes a todas estas comunidades en igualdad y cuidar el proyecto para que sea de beneficio, con las comunidades al centro de la decisión”.

La senadora reconoce que hay personas que critican que quiera estar al frente del gobierno del estado cuando, argumentan, no tiene una gran base social. Ella responde: “quienes dicen eso lo que tienen no es una base social, sino una estructura clientelar. Las personas que me acompañan lo hacen por convicción, esa es la enorme diferencia entre mi proyecto y otros que vienen de una política ‘tradicional’. En efecto, no tengo una base clientelar, pero sí hay muchos grupos que nos apoyan y con mucho orgullo digo que lo hacen por voluntad propia. Ya veremos en qué termina esto”.

Añade que se inscribió al proceso para que su partido determine quién contenderá por la gubernatura de Oaxaca en 2022 “porque luego de tres años y medio en el Senado he aprendido que todas las visiones aportan y que los ciudadanos tenemos que estar en los espacios donde se toman las decisiones para hacerlo. Sí se vale que los otros ciudadanos, los que no hemos hecho política tradicional, podamos acceder a estos espacios, es nuestra responsabilidad, porque quejarse en Twitter es muy fácil, pero entrarle al ruedo, donde además te expones y te desgastas todo el tiempo, no es tan sencillo, ni encontrar quién quiera luchar.

“También aprendí que no hay mejor herramienta que ir a las comunidades a escuchar. Tengo la claridad de que nadie sabe mejor qué se necesita que las propias comunidades; teniendo claro hasta dónde se quiere ir, el resto del equipo, profesional y con experiencia, se conforma. El corazón no está peleado con el cerebro, se pueden conectar, y ahí es donde suceden grandes cosas: cuando la pasión y el compromiso van hacia una misma dirección.

“Conozco mi tierra y quiero hacer todo lo que pueda por ella, porque hay condiciones y lo voy a intentar”, reitera al explicar que en diciembre, cuando se dio el proceso para definir la candidatura morenista de varios estados, la Comisión de Elecciones de su partido decidió no aplicar la paridad de género en las entidades donde se tiene ma-yor competitividad.

Bajo ese criterio, Harp quedó fuera, aunque fue la mujer mejor posicionada para Oaxaca. La senadora impugnó esta decisión ante la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena “para que revisaran si en el proceso se había aplicado la paridad de género con igualdad sustantiva y no nada más numérica. Son cambios que ya habíamos reflexionado y discutido hace tiempo, porque las mujeres tendríamos que tener la posibilidad de estar donde somos competitivas.

“No estoy pidiendo que se repita el proceso ni digo que no le creo a las encuestas, pero es un hecho que con los números que me enseñaron quedé como la segunda mujer más competitiva de los seis estados en los que participará Morena por gubernaturas.

“Ha sido un proceso largo, complejo. Nos responden cosas inverosímiles en la Comisión de Honestidad y Justicia de Morena; entonces, la situación ya pasó a la sala superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), donde se definirá si la Comisión debe entrar al fondo del tema o no.

“Decidí llegar hasta el final de mi impugnación de este proceso porque no es un tema personal, sino de todas las mujeres, de los derechos políticos que debemos poder vivir en torno a los cambios constitucionales, para que sean respetados. Más allá de que me den o no la candidatura es importantísimo sentar un precedente para que la igualdad sustantiva se lleve a todos los espacios de los próximos comicios y que otras mujeres no vivan esto que estoy pasando ahora.

“Es por mí y es por todas. No contra nadie. No estoy contra quien quedó, que es el senador Salomón Jara, no estoy pidiendo que lo quiten ni pido la cabeza de Mario Delgado. No estoy dividiendo a Morena. Sólo quiero que haya una revisión interna. Este es un espacio político donde tendría que prevalecer el diálogo, ¿por qué no revisar en casa si se respetaron las propias leyes? ¿De verdad se aplicó la paridad de género sustantiva? Eso es todo”, concluyó la legisladora.

GPP

(295 , 2)