Redacción Oaxaca Político / El Universal.- Las  comunidades, organizaciones, redes, provenientes de 14  estados de la República, grupos de  trabajo y colectivas reunidas en el Foro Nacional de las Resistencias y Alternativas de  los Pueblos frente al Capital Trasnacional y la Militarización, refrendaron su rechazo por los proyectos de la 4T.

En el encuentro celebrado los días 4 y 5 de diciembre en El Polvorín, Petapa, los representantes comunitarios rechazaron de manera enérgica el Acuerdo Presidencial que declara de interés público y de seguridad nacional los megaproyectos Tren Maya, Programa Integral MorelosCorredor InteroceánicoAeropuerto de Santa Lucía, entre otros, que  impulsa el gobierno federal y que ordena dependencias oficiales en que  las  autorizaciones para su realización un plazo de cinco días hábiles.

El argumento en contra de los proyectos que abandera el presidente Andrés Manuel López Obrador, señala que los pueblos quedan en un estado de  indefensión, ya que promueve la imposición el  ocultamiento de información, la imposibilidad de las comunidades de utilizar medios de defensa frente a la militarización y criminalización de la protesta social. 
 
“Lo  rechazamos por ser un acto autoritario, contrario a la Constitución y por ser violatorio de los derechos de nuestros pueblos, derechos ganados después de largos años de lucha en contra del autoritarismo  de caciques y gobiernos. Es por ello que, llamamos a los pueblos de nuestro país por todas las vías posibles levantar la voz y a combatir de  manera organizada, movilizándonos e impulsando recursos legales,  con el fin de frenar esta ofensiva que desde Palacio Nacional beneficia al gran capital y que ponen en peligro el territorio, los derechos de los pueblos, la soberanía nacional y la vida de nuestras gentes”, expusieron en un comunicado. 

En  este foro se difundieron un sinnúmero de denuncias, como asesinatos de más de 50 defensores comunitarios, entre ellos los de Samir Flores, Luis Armando Fuentes y Noé Jiménez Pablo.

Además, se expuso el  injusto  encarcelamiento que sufren decenas de  luchadores y luchadoras sociales como Kenia Hernández y Salvador Pinal Meléndez; desaparecidos como Sergio Hernández Rivera y Ernesto  Sernas, y  el  desplazamiento de comunidades enteras como lo denunciaron las mujeres triquis de San Juan Copala y de Tierra Blanca, Oaxaca, y de Aldama y Chenalho, Chiapas.

También se denunció el clima de violencia que viven los pobladores en Texistepec, Veracruz; Escárcega, Campeche, y Tagolaba, Tehuantepec, Oaxaca, comunidades que enfrentan a grupos de delincuentes  que tratan de despojarlos de sus tierras.  

Fueron numerosos los reclamos de las mujeres, con voz enérgica, cómo se sigue brindando impunidad a los responsables de violencia de género y la situación de permanente carencia en la que permanecen los Servicios de Salud.

Hicieron un llamado a seguir  construyendo  y  fortaleciendo los   bosques  y  selvas,  proteger  el  agua  y  conservar  las  semillas  nativas;  convocaron   a  impulsar  con  mayor  fuerza el  rescate  de  las  medicinas  tradicionales  que  han  mostrado  su  eficacia  ante  la pandemia  de Covid-19,  las  redes  de  comercio  justo  y  de  resistencia  civil  y  de técnicas  de  energía  alternativa,  además  de traspatio  y  de  azotea;  seguir   creando e impulsando   proyectos de comunicación  incluyendo a  las radios comunitarias.

GPP

(38 , 2)