Redacción Oaxaca Político / El Imparcial de Oaxaca.- Aulas de lámina y solo construcción de material sólido, de concreto; sin servicio de agua potable y se abastecen solo con pipas, es el panorama para más de medio centenar de niños y niñas ante un posible regreso presencial a clases para el siguiente ciclo escolar y aún en medio de la amenaza de la pandemia de SARS-CoV-2.

Ubicada en la colonia Impulso, la Escuela Primaria Bilingüe “Miguel Hidalgo”, con clave oficial 20DPB2354Y emitida por el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO) pertenece a la zona escolar 117, pero registra múltiples necesidades difíciles de resolver.

La comunidad escolar de las colonias Impulso, Coyolicatzin y Cosijopí está integrada por 48 alumnos en primaria y 23 para el nivel de preescolar y tienen este maltrecho espacio educativo como su plantel.

El asentamiento humano, localizado en lo que se conoce como la Cuesta de Ocotlán, pertenece a la Villa de Zaachila y se formó por la necesidad de la población por contar con un lugar donde vivir.

La escuela se fundó en el 2014 y hoy cuenta con 2 profesores de primaria; se integraron grupos multigrado atendidos en tres aulas, un cúmulo de trabajo frenado por la pausa de la pandemia.

Lluvia…y calor

Desde esta escuela, Apolinar Trujillo Almaraz, presidente de la colonia Impulso, explicó que en temporada de lluvias, como la que se transita en estos día, el suelo se convierte en un material lodoso, chicloso y las aulas de lámina son inadecuadas para hacer frente a los cambios de clima.

Cuando el calor arrecia, la situación es sofocante; en tanto, cuando llueve el ruido impide a los escolares concentrarse y el frío representa otra complicación.

Por eso, consideró que hay un reto importante cuando se abran las escuelas, toda vez que necesitarán del apoyo de los gobiernos, de la autoridad municipal e incluso de las organizaciones no gubernamentales.

El reclamo de la colonia es que la escuela cuente con aulas y piso de concreto, así como una barda perimetral porque carece de condiciones mínimas de resguardo y seguridad de las instalaciones y para la integridad de los menores que a ella acuden.

Preocupa el regreso a clases por las inadecuadas condiciones

“Los escolares ya quieren regresar a las aulas porque es más difícil hacer las tareas en las casas, pero las necesidades son varias para contar con el entorno adecuado en medio de la pandemia”, indicó Apolina Trujillo Almaraz.

Tan solo para contar con agua, es necesario surtirse y adquirir pipas con el vital líquido de 120 pesos con mil 100 litros que apenas les permite cubrir una semana y para enfrentar esta pandemia, este recurso es aún más preciado para el lavado constante de las manos de los niños y niñas, como requisito de las autoridades sanitarias para evitar el riesgo a un brote de casos de SARS-CoV-2.

Pero también la comunidad escolar requerirá de gel antibacterial, sanitizantes, así como cubrebocas a fin de tener lo básico de medidas sanitarias, además de respetar la sana distancia.

“Nosotros no pedimos a los padres y madres el dinero para las compras, porque son personas pobres que van al día, contamos con la cooperación de las y los habitantes de colonia y de eso vamos a echar mano”, comentó.

En este asentamiento se cuenta con 80 familias, sin embargo, también asisten escolares de colonias vecinas, cuya población infantil acude a este espacio de enseñanza por carecer del servicio en las cercanías de sus lugares de residencia.

Apoyo para reparaciones

Asimismo, la escuela primaria “Miguel Hidalgo” cuenta con un baño que requiere reparación y que realizarán días antes de iniciar las clases presenciales.

“Pedimos apoyo a las autoridades o dependencias de gobierno puesto que aquí tenemos una gran necesidad que cubrir en las escuelas. Siempre el gobierno ha hablado que hay que ayudar a los niños y niñas, pero no han llegado los recursos”, expresó.

El aula construida de concreto se logró gracias al apoyo del municipio de Zaachila y ante el IEEPO están gestionando la edificación de salones, y esperó que a la brevedad haya respuesta con los funcionarios.

Y para el regreso a clases, en el momento que se dé, esperó que haya sectores que les ayuden donando sanitizante, gel antibacterial y cubrebocas,

“Esperamos que la autoridad nos respalde y que el regidor de Educación de Zaachila contribuya con algunas cosas. A las organizaciones pedimos que nos auxilien, con el fin de que los niños y niñas cuenten con la protección necesaria cuando sea el momento de retornar las clases”, indicó.

GPP

(20 , 20)