Redacción Oaxaca Político / El Universal.- Las recientes lluvias  en Oaxaca desnudaron la mala construcción de una obra que costó 22 millones de pesos y causó afectaciones a unas mil familias del sur de la ciudad zapoteca de Juchitán, cuyas calles se inundaron de pestilentes aguas negras.

Se trata  de un emisor de la red de drenaje municipal de un kilómetro de longitud, con la introducción de una tubería de polietileno de alta densidad de un metro de diámetro, que se terminó en abril de 2020. Casi a la mitad de su trayecto a la planta de tratamiento de aguas residuales, que no funciona desde  2015, la obra  colapsó en  un socavón que deformó la tubería e impidió el cauce libre de las aguas negras, que regresaron a las calles con su fétido olor.

Pese a que no hubo ningún peritaje por parte de la Comisión Estatal del Agua (CEA), que contrató a la empresa Consultores de la Cuenca para realizar los trabajos, las autoridades municipales hallaron que en la zona afectada no se compactó adecuadamente la tierra, según admitieron  técnicos de la constructora, explica el director de obras, José Antonio Sánchez.

El funcionario explica que tras la aparición del socavón, después de las lluvias de mediados de junio, técnicos de la constructora admitieron que  no compactaron la tierra con el rodillo vibratorio, sino con una herramienta conocida como bailarina, pues no se pudo usar el  rodillo debido a que el pozo de visita que se construyó, se localiza junto a un puente pluvial, justo donde la tierra se hundió y aplastó la tubería.

inundacion_juchitan_1.jpeg

Ante ello,  el presidente municipal Emilio Montero Pérez pidió  a la  CEA que intervinieran ante la empresa  para que repare el hundimiento. Lo anterior porque en  abril de 2021 venció la fianza de daños; los directivos de la constructora asumieron la responsabilidad y  empezaron a reparar el socavón.

Además, la constructora volvió a colocar las tapas de los registros de los pozos de visita, pero ahora con pavimento hidráulico, que están distribuidos a lo largo del kilómetro y van a repavimentar con asfalto, las partes que se dañaron al introducir la línea.

Las reparaciones concluirán en 10 días, según el reporte que la empresa confió a la autoridad municipal. Mientras tanto, las calles de las secciones quinta, sexta y séptima continuarán cubiertas de aguas negras que brotan por todos los registros o pozos de visita.

Toda la parte sur de la ciudad “apesta a mierda”, dice Raúl, un mototaxista que se gana la vida llevando pasajeros por distintas secciones y colonias juchitecas y quien recuerda que desde  el terremoto de  2017, la red del drenaje quedó colapsada.

inundacion_juchitan_2.jpeg

Hace unas semanas, el presidente  Andrés Manuel López Obrador  informó  que con recursos del Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, se asignarán mil 200 millones de pesos a Juchitán para cambiar toda la red del drenaje municipal. 

La obra será licitada por parte del gobierno federal y estatal, que administrarán los recursos y nosotros esperamos que arranque lo más pronto posible en este año, señala el presidente municipal, Emilio Montero Pérez.

Con los mil 200 millones de pesos, se espera además la reparación de la planta de tratamiento de aguas residuales y la construcción de otra más para que se atiendan las necesidades de una población de casi 100 mil habitantes.

GPP

(23 , 2)