Redacción Oaxaca Político / El Imparcial de Oaxaca.- Vecinos del fraccionamiento Rancho Valle de Lago, ubicado en el municipio de Tlacolula de Matamoros, denunciaron nuevamente a la Inmobiliaria Aguilar por fraude, debido a las constantes afectaciones y daños en decenas de casas del desarrollo. Asimismo, señalaron que a pesar de las múltiples peticiones para arreglar los desperfectos, el representante de la empresa, Ernesto Cruz Gómez, no ha cumplido las promesas de atención.

Los daños y afectaciones a las casas y departamentos del fraccionamiento han aumentado con las lluvias de la temporada y datan de varios años, al menos desde 2013, cuando se hizo la municipalización del desarrollo ante el ayuntamiento de Tlacolula.

Viviendas con pérdida total, filtraciones, cuarteaduras, entre otros daños estructurales son solo algunos de los problemas con que han debido lidiar las familias del desarrollo conformado por mil construcciones, entre casas y departamentos. Y que en cada temporada de lluvias abarcan inundaciones de hasta 50 centímetros o más.

“En el periodo de (la presidenta) Cony Robles, el ingeniero Ernesto (Cruz Gómez) estaba trabajando para el cabildo y a la vez para la empresa Aguilar, entonces él mismo hizo la entrega de la municipalización diciendo que todo estaba en perfectas condiciones cuando no es así”, recuerda Rocío Pérez, integrante del comité del fraccionamiento.

Este domingo, vecinos del desarrollo bloquearon nuevamente la carretera federal 190 para exigir a la inmobiliaria y los gobiernos municipal y estatal atención a sus demandas. El cierre duró más de cinco horas, hasta que se logró un acuerdo con la Secretaría General de Gobierno.

La petición de los vecinos es que la inmobiliaria se responsabilice por las afectaciones y los gobiernos hagan lo propio, pues hasta ahora solo han tenido promesas.

Debido a las lluvias y el paso de arroyos en el fraccionamiento, ya existen al menos dos casas con pérdida total, con siete centímetros de hundimiento. “La manzana (número 23) a la que pertenecen esas casas está en riesgo de perderse”, explica la representante. Pese a ser inhabitables, las familias de ambas siguen en ellas, explica Pérez sobre una situación a la que han sido orilladas debido a la necesidad y la carencia de otro lugar para habitar.

“Ni el seguro ni el Infonavit ni por parte de los militares, donde les otorgan sus viviendas, no han hecho efectivo el seguro”, añade Pérez.

Pero esta es solo una de las varias manzanas con afectaciones, pues ya han sufrido tales las número 10, 11, 12, 13 y 14, en donde el agua pluvial ha alcanzado los 50 centímetros de altura. Además de la inundación, los riesgos por enfermedades son latentes, debido al transporte de heces fecales de las calles.

“La inmobiliaria dejó unos tubos que no son del diámetro necesario; el ingeniero Ernesto Cruz Gómez (de la inmobiliaria) se ha comprometido a venir a cambiar esos tubos, pero siempre nos trae en promesas”, comenta Rocío.

El fraccionamiento Rancho Valle de Lago es uno de los al menos cinco que la Inmobiliaria Aguilar ha desarrollado o proyectado en el estado de Oaxaca y que publicita en su sitio web. Los demás son: Tlacolulita II, Villas Doradas Huatulco, Caña Residencial y Santo Barrio. Con presencia también en Puebla, la empresa señala haber construido desde 2004 otros seis fraccionamientos en estos estados. En 2007 inició el desarrollo de Rancho Valle de Lago, que en siete etapas, hasta 2015, ha abarcado mil viviendas.

GPP

(20 , 1)