Redacción Oaxaca Político / El Universal.- The Hunger Project México lanza en el Istmo de Tehuantepec la primera generación de la Escuela Feminista Intercultural de Economía Social y Solidaria Oaxaca 2022, desde donde se busca  “catalizar el liderazgo transformativo de mujeres rurales, indígenas o afromexicanas”, así como de cooperativas, redes e iniciativas con interés en fortalecer su autonomía económica, resiliencia y con la visión de lograr cambios estructurales en su comunidad mediante “alternativas de economías locales vibrantes y relaciones solidarias”:

Este proceso busca incluir a todas las regiones del estado, pero las sesiones se llevarán a cabo en las ciudades de Oaxaca de Juárez y Juchitán.  Según información de la iniciativa, The Hunger Project México o Proyecto Hambre,  busca contribuir al desarrollo local de las comunidades de extrema pobreza de Oaxaca y alto grado de marginación, a partir del fomento de procesos encaminados al liderazgo transformativo y la autonomía económica, política y del territorio de las mujeres rurales e indígenas.

“Basado en nuestra experiencia con cooperativas encabezadas por mujeres indígenas, hemos desarrollado un proceso de formación vivencial con el objetivo de fortalecer las iniciativas de desarrollo comunitario propuestas desde y para las socias, reconociendo las tradiciones, saberes locales y acompañando el fortalecimiento de sus capacidades, principalmente de aquellas que aportan su autonomía económica”, explicaron  Gabriela López Saynes y Gloria Legorreta, impulsoras del proyecto. 

La  Escuela Feminista Intercultural de Economía Social y Solidaria, Generación 2022, acompañará a mujeres indígenas, grupos, colectivas, cooperativas en el fortalecimiento de sus capacidades, a través de un intercambio de saberes colectivos que detonen el desarrollo local liderado por las comunidades.

“Buscamos socias e iniciativas que sean agentes transformadoras de y para sus comunidades, con la visión de fortalecer su capacidad individual a través de un proceso horizontal, de co-construcción y colectivo de aprendizaje, con mira a resolver de manera sostenible los problemas comunitarios, mediante propuestas resilientes, participativas y autogestionadas, revalorando los conocimientos tácitos y promover formas heterogéneas de colaboración solidaria”, remarcó Gabriela Saynes. 

Para formar parte de este proyecto, la iniciativa ofrece becas individuales o por grupo, pensadas para cinco cooperativas, colectivas, organizaciones informales u otras formas de organización social para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios socialmente necesarios, lideradas por mujeres e integradas por al menos por 10 mujeres indígenas.

Para acceder a los apoyos, las beneficiarias deben tomar en cuenta el compromiso con ellas mismas y con su organización u colectiva y comunidad; así como e compromiso para asistir al menos al 80% de las sesiones (4 horas de sesión presencial y/o en línea quincenales). 

GPP

(17 , 1)