Redacción Mx Político.- Teatro dirigido a las primeras infancias, obras de corte documental, espectáculos de cabaret, un drama sobre la crisis del VIH en los novetna y un performance que desdibuja los límites del teatro y la danza fue lo que el público de Coahuila disfrutó durante la jornada de la edición 42 de la Muestra Nacional de Teatro (MNT).

En la Caja Negra de la MNT, ubicada en la Escuela de Bachilleres Venustiano Carranza de la Universidad Autónoma de Coahuila (UAdeC), se presentó la obra Canciones para roncar, de Michelle Guerra Adame, producción del colectivo Teatro en Espiral, de Baja California, dirigida principalmente a niñas y niños, como propuesta musical y escénica diseñada para provocar la relajación.

Otra propuesta fue Celsa, de Martha Chávez, escenificada por Surco Teatro, compañía local de este estado, en Casa Cantera. La obra fue seleccionada de la Muestra Estatal de Teatro 2022 y se basa en la historia y el clima de violencia que se vive en la región lagunera a través de tres anécdotas familiares.

La obra Pedro Melenas y otras historias para desobedientes, de Artús Chávez, a cargo de 25 Producción y La Caja de Teatro de la Ciudad de México, fue el espectáculo de cabaret dirigido para toda la familia, en el que se abordan historias de niños malcriados y el desenlace de sus acciones, por medio de canciones y cuentos inspirados en el libro alemán Der Struwwelpeter.

La Caja Negra del Colegio Americano fue escenario para el performance Jardín, creación colectiva jalisciense dirigida por Natasha Barhedia, con la interpretación de Alejandro Mendicuti y Karen García, en la cual la interacción de un cuerpo inerte con otro en movimiento crea “un trayecto de lo amoroso a lo ominoso”.

Mientras tanto, en el Teatro Isauro Martínez se presentó Junio en el 93, de Luis Mario Moncada, bajo la dirección de Martín Acosta, de la compañía Teatro de Arena de la Ciudad de México. Esta obra cuenta la historia de “Junio”, un joven actor diagnosticado con VIH durante una estancia en Xalapa como parte de un montaje en una comuna teatral. Se basa en la novela autobiográfica Perdóname Yukio, del actor Alejandro Reyes, uno de los artistas más importantes de su generación que recrea la época de inicios de los noventa a nivel estético y contextual.

Para finalizar esta jornada se llevaron a cabo las funciones de Siempre estoy ¿Se puede extrañar a alguien que no conoces?, de Mauricio Popoca, Gonzalo Quiroz y Pablo Avilés. Esta producción de la Colectiva Ramas y Raíces, en colaboración con Teatro desde la Grieta y Arde el Silencio, de Aguascalientes, ofreció función en Casa Mudéjar.

El montaje cuenta a través de cartas, fotografías y documentos la historia del tío Jesús, un hombre al que los protagonistas no conocieron, pero que gracias a este archivo pueden reconocer su vida y su lugar en el mundo.

Asimismo, se inauguró la exposición Vestuario para la escena 2022, que presenta el trabajo de vestuaristas mexicanos, con diseños creados desde el año 2000 a la fecha y que han marcado la forma en cómo se visten las producciones del país. Estará en exhibición durante la MNT en el lobby del Teatro Nazas y el foyer del Teatro Isauro Martínez.

En el marco de la Feria del Libro Teatral se desarrolló la charla ¿Qué, cómo y cuánto sobre los derechos de autor?, a cargo de la directora y dramaturga Bárbara Colio, cuya obra Julieta tiene la culpa fue un éxito en el Teatro Nazas.

La presentación del libro Teatro 3. 50 años de conocencias, de Mario Ficachi y el Rally Teatral, con los estudiantes de la Escuela de Artes Escénicas de la UAdeC, y los integrantes del Programa Jóvenes a la Muestra, fueron parte de las actividades desarrolladas en el contexto de la MNT.

(7 , 7)