En Cuentepec, en Temixco (Morelos), muchas de las mujeres del municipio son alfareras y sus piezas de barro las confeccionan en el horno de su casa, siendo un horno personal.

“Para las alfareras de Cuentepec, el barro es subsistencia, patrimonio y herencia. Es una tarea que inicia desde la niñez, que requiere de paciencia y perseverancia, en la que las manos y la imaginación son las principales herramientas”, comentó Cristina Faesler en una entrevista.

Faesler quedó encantada con la labor de preservación y transmisión de saberes que llevan a cabo estas mujeres nahuas, “quienes han sido portadoras durante generaciones de las técnicas y los secretos relacionados con el trabajo manual con la tierra”, por tal motivo decidió montar una exposición la cual será inaugurada el día de hoy a la una de la tarde en el Museo Nacional de Culturas Populares y que lleva por nombre “En Cuentepec, barro se dice sokitl”.

“Sucede que ves la pieza y no entiendes el entorno o no conoces a la artesana. Me parecía importante tener una muestra en la que viéramos las obras y conociéramos las manos que las han hecho, asegura Faesler.

Añadió que detrás de cada pieza artesanal hay una historia que refleja la identidad de un pueblo, donde todos son totalmente bilingües, lo que no es común, es el único en Morelos. Viejos, jóvenes, niños, todos hablan náhuatl y español. Y son las mujeres las que transmiten este conocimiento.

La exposición está conformada por unas 120 piezas de barro: ollas, comales, jarras, vasijas, platos, cántaros, cajetes y objetos decorativos; así como fotografías, videos y entrevistas con las alfareras, hechas en náhuatl por jóvenes hablantes del idioma.

En la inauguración estarán presentes unas 30 alfareras; hasta el 17 de octubre, asimismo se realizará una expo venta directa al público. La muestra estará abierta hasta abril de 2022.

(6 , 6)