Redacción MX Político.- El Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, de manera conjunta con el Fondo de Cultura Económica (FCE), entregó la colección de libros 21 para el 21 a más de 350 estudiantes de las escuelas de educación artística del INBAL en el marco del Día Nacional del Libro que se celebra este 12 de noviembre.

A las 10:00 horas la explanada del Palacio de Bellas Artes se vio saturada con la presencia de quienes ingresaron a los diferentes niveles educativos que ofrece el Instituto en danza, teatro, artes visuales e investigación artística.

En la ceremonia, el gerente editorial del Fondo de Cultura Económica, Francisco Pérez Arce, señaló que es una satisfacción que la colección 21 para el 21 se entregue a estudiantes en artes de las escuelas del INBAL en el marco de la consumación de la Independencia de México, a iniciativa del presidente Manuel López Obrador.

Manifestó que se realizó una importante selección de títulos que reflejan el aporte de mujeres y hombres en el quehacer literario del país.

Con la representación de la secretaría de Cultura del Gobierno de México, Alejandra Frausto Guerrero, el director general de Asuntos Internacionales, Pablo Raphael de la Madrid, felicitó al Fondo de Cultura Económica y al INBAL por convocar a jóvenes, a quienes les comentó que esta colección es muchas cosas al mismo tiempo, “es una reivindicación de la literatura mexicana escrita por mujeres: Elena Garro, la madre del realismo mágico; Inés Arredondo y Elena Poniatowska”, entre otras autoras.

Frente al Palacio de Bellas Artes, la directora general del INBAL, Lucina Jiménez López, indicó que en este del Día Nacional del Libro, fecha en que se conmemora el natalicio de sor Juana Inés de la Cruz, el Fondo de Cultura Económica comparte el deseo de hacer de la lectura un derecho fundamental para todos.

“Sabemos que la lectura es el puente que puede abrirnos la posibilidad de imaginar, de soñar y vivir un mundo completamente distinto; basado en la ficción, un mundo que se conecta con nuestras emociones”, dijo.

Afirmó que la biografía de cada lector y de cada lectora sólo se construye a partir de la curiosidad y de la generosidad. “Por eso, el hecho de que hoy tengan estos libros en sus manos es una invitación, no sólo a la lectura, sino a compartir, a generar un proceso de colaboración de esa lectura, en ese diálogo, de esa manera de saber”.

Compartió ante la nueva comunidad estudiantil que “el arte en cada una de sus disciplinas busca su propia poética, “estos libros les darán raíces, ideas, acordes armoniosos o disonancias propias, necesarias en una época en la que leer es un derecho y la diversidad una realidad innegable”.

Por último, agradeció al director del FCE, Paco Ignacio Taibo II por incluir al INBAL en el trayecto del fomento a la lectura con la colección 21 para el 21 con el compromiso de que sus ejemplares lleguen a las escuelas de educación artística en los estados y sus trabajadores, “porque la lectura es un derecho humano y lo vamos a ejercer”.

Recibieron libros estudiantes de nuevo ingreso de las cuatro Escuelas de Iniciación Artística, los Cedart Diego Rivera, Frida Kahlo y Luis Spota Saavedra, así como de las instituciones profesionales ubicadas en la Ciudad de México: Academia de la Danza Mexicana, Centro de Investigación Coreográfica, Conservatorio Nacional de Música, de las Escuelas de Artesanías y de Diseño, de la Escuela Nacional de Arte Teatral, de la Nacional de Danza Clásica y Contemporánea, de la Nacional de Danza Folklórica, de la Nacional de Danza Nellie y Gloria Campobello, así como de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda y de la Escuela Superior de Música.

Cabe señalar que la colección se compone de los siguientes títulos: La revolución de Independencia, de Luis Villoro; Canek, de Ermilo Abreu Gómez; Balún Canán, de Rosario Castellanos; El libro rojo de la Independencia, de Manuel Payno y Vicente Riva Palacio; Breve historia de la guerra con los Estados Unidos, de José C. Valdés; Tomóchic, de Heriberto Frías; Tiene la noche un árbol, de Guadalupe Dueñas; Antología de poesía mexicana del siglo XIX; Y Matarazo no llamó…, de Elena Garro.

Asimismo, Tiempo de ladrones, de Emilio Carballido; Muerte en el bosque, de Amparo Dávila; Río subterráneo, de Inés Arredondo; Los de abajo, de Mariano Azuela; El libro vacío, de Josefina Vicens; Noticias biográficas de insurgentes apodados, de Elías Amador; El laberinto de la soledad, de Octavio Paz; Apocalipstick, de Carlos Monsiváis; Pueblo en vilo, de Luis González y González; Paseo de la Reforma, de Elena Poniatowska; Crónicas de amor, de historia y de guerra, de Guillermo Prieto, y La sombra del caudillo, de Martín Luis Guzmán.

jpob

(6 , 6)