Para el 21 de septiembre en Múnich, Alemania se tiene planeada la subasta que organiza la Sociedad Gerhard Hirsch Nachfolger, en la cual se incluyeron 74 piezas arqueológicas las cuales fueron identificadas como parte del patrimonio cultural mexicano. Por tal motivo, la Secretaria de
Cultura se proclamo al respecto y solicitó que se tomen “las medidas y acciones necesarias para detener” dicha subasta.

El organismo de cultura, señaló que la petición se esta llevando a cabo “de conformidad con las disposiciones de la Convención sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia de propiedad ilícitas de bienes culturales de 1970, así como la Ley de 1934, que prevé desde entonces, la prohibición de exportación de este tipo de piezas, ley que, en 1940, fue reformada con la creación del INAH”.

A través de una carta, Alejandra Frausto, quien es la titular de la Secretaria de Cultura, le informó a la Sociedad Gerhard Hirsch Nachfolger que el INAH realizó un dictamen en materia de arqueología mediante el cual se identificaron 74 piezas arqueológicas en la subasta que son propiedad de la nación mexicana, de conformidad con la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticos e Históricos.

La titular le recalcó a la Sociedad que la venta de estas piezas constituye un delito de acuerdo al derecho mexicano y que fomenta y contribuye además al tráfico y a la delincuencia transnacional organizada.

Por tales hechos, la Secretaría de Cultura y el INAH interpusieron una denuncia correspondiente ante la Fiscalía General de la República (FGR) contra quién resulte responsable.

De igual manera, comunicaron, que se hizo del conocimiento de la Consultoría Jurídica de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) solicitando su asistencia diplomática.

Cabe destacar que las subastas en ciudades como París o Nueva York son el talón de aquiles de la protección del patrimonio cultural mexicano en el mundo. Pues el gobierno mexicano ha intentado una y otra vez detener la venta de piezas atribuidas a culturas mesoamericanas, sin embargo, hasta el momento no se ha tenido éxito.

(13 , 13)