Redacción MX Político.- El 7 de marzo 1876, Alexander Graham Bell, inventor de origen escocés, científico, filántropo y profesor de sordos, recibió una patente por la invención del teléfono, aunque se dice que fue inventado en el año 1854 por el italiano Antonio Meucci, quién lo construyó para conectar su oficina con su dormitorio y así poder hablar con su esposa, que estaba inmovilizada en cama por una enfermedad.

Desde esa época, el dispositivo ha ido evolucionando hasta lo que conocemos el día de hoy.

Pero… ¿sabes por qué en México decimos “bueno” al contestar una llamada?

En México, el servicio inició en el siglo XIX mediante centrales telefonicas, en donde las operadoras enlazaban, de forma manual, todas las llamadas de un número a otro para poder hablar con la otra persona.

Entonces, si querías hablar con tu amigo “Juan Perez”, marcabas a la central, le decías a la operadora que te comunicara con la casa de la familia Pérez.

Al realizar el enlace la operadora preguntaba “¿bueno?” y si la llamada estaba bien tú contestabas “bueno”, por lo que de ahí nació la costumbre de contestar así las llamadas telefónicas.

Con el avance de las tecnologías, las centrales telefónicas fueron desplazadas y llegaron los teléfonos con discos, luego los digitales, los celulares y ahora las llamadas y videollamadas por internet.

Ha sido tan rápido el avance tecnológico que quizá tú ni siquiera recuerdes los teléfonos de disco, en los que para hacer una llamada tenías que girarlo partiendo de cada número.

End

(31 , 1)