Redacción Mx Político.- En la mitología y la ciencia ficción, diversas especies tienes reacciones, transformaciones y comportamientos distintos durante las fases lunares, pero esto va más allá del séptimo arte o la literatura, pues también puede tener una relación con animales reales que todos conocemos. Científicos de la Universidad Estatal de Luisiana (LSU por sus siglas en inglés) y de la Universidad de Florida dieron a conocer una nueva investigación en la que relacionan las etapas de la luna con ataques de tiburones.

El documento expone que ocurren más ataques de tiburones durante las fases más llenas de la luna, con mayor iluminación. Sin embargo, no lograron precisar con exactitud la causa, pero sí la relación, lo que lo convierte en uno de los pocos estudios que existen que se han enfocado en dicho comportamiento.

La importancia de esta investigación recae en la gran cantidad de datos analizados.Los descubrimientos se basan en un registro global de ataques de tiburones que contiene datos que abarcan desde 1960 hasta 2015; pertenecen al Archivo Internacional de Ataques de Tiburones ubicado en el Museo de Historia Natural de Florida.

Tener un registro inmenso (un periodo de 55 años) que abarca la gran mayoría de ataques de tiburones ocurridos en todo el mundo y en un periodo tan amplio fue lo que permitió encontrar una clara correlación con las fases lunares, aunque aún queda por descubrir el motivo.

No es una cuestión de más luz en la noche para que los tiburones la vean. La mayoría de los ataques de tiburones ocurren durante el día. Sin embargo, la luna puede ejercer otras fuerzas sobre la Tierra y sus océanos de formas mucho más sutiles, por ejemplo, la gravedad que vemos que afecta las mareas“, dijo Steve Midway, profesor asociado de la LSU e investigador del proyecto.

Los científicos que participaron en la investigación explican que todavía es muy pronto para demostrar que la iluminación lunar es un factor causante de los ataques de tiburones. Sin embargo, estos nuevos datos sirven como base para comprender mejor el comportamiento de estos miembros de la clase Chondrichthye, además de la utilidad que podrían llegar en recomendaciones para actividades recreativas acuáticas.

“La abundancia de datos que tenemos sugeriría que hay algo que vale la pena seguir analizando”, dijo el Profesor Midway, quien cuenta con experiencia en ecología pesquera y análisis estadísticos en el Departamento de Oceanografía y Ciencias Costeras de la Facultad de la Costa y el Medio Ambiente.

JTH

(14 , 14)