Según con un ranking publicado por el diario estadunidense Los Ángeles Times, la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México fue considerada como una de las siete más hermosas de Iberoamérica.

El listado tiene sus bases en el libro Las Catedrales Del Nuevo Mundo. su autor es el español Pedro Navascués Palacio, quien es un catedrático en la Historia del Arte. El especialista se refirió al templo religioso como, “un patrimonio artístico magnífico, original y del que no se habla tanto como debiera”.

Asimismo, escribió “situada en la plaza de la Constitución, mejor conocida como Zócalo, se levantó sobre el antiguo templo de ‘Tenochtitlán’. En 1573 siguiendo la inspiración de las catedrales españolas, donde se mezclan los tres estilos arquitectónicos que se dan a lo largo del tiempo: renacimiento, barroco y neoclásico”.

El ranking está conformado por la Catedral de La Habana, en Cuba; la Catedral de Lima, Perú; la Catedral Primada Basílica Metropolitana en Bogotá, Colombia; la Catedral Metropolitana de Quito, Ecuador; la Catedral Primada Metropolitana de Santiago, Guatemala y la Catedral de la Asunción en León, en Nicaragua.

Cabe recordar que el sitio de artes y humanidades My Modern Met, el pasado año también seleccionó a la Catedral Metropolitana como de una de las 15 catedrales más hermosas del mundo, por su arquitectura e historia.

En cuanto a la Arquidiócesis Primada de México recordó que el recinto religioso fue nombrado en 1987 como Patrimonio Cultural de la Humanidad, por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco por sus siglas en inglés).

La catedral comenzó a construirse en 1573 con los planos del arquitecto español Claudio de Arciniega y en 1657 se concluyó el techado e inició la construcción y decoración del interior. Para 1813, el arquitecto, ingeniero y escultor Manuel Tolsá concluyó la obra del exterior.

El templo cuenta con 54.5 metros en el frente y mide 110 metros de alto. Posee dos torres-campanario con 35 campanas. Al interior tiene 14 capillas con altares, retablos, pinturas y esculturas. En su fachada se pueden apreciar lo estilos arquitectónicos barroco, churrigueresco y neoclásico.

En el Coro se encuentran dos de los órganos más grandes del continente que datan del siglo XVIII. Debajo del Altar de los Reyes se construyó la Cripta de los Arzobispos, en la que reposan los restos de los líderes religiosos que han servido a la iglesia católica de México.

(15 , 1)