Redacción MX Político.- Las anfitrionas de Airbnb en los Estados Unidos ganan en promedio alrededor de un 25% menos por año que sus contrapartes masculinas por sus alquileres, según nuestro nuevo estudio. Eso es un poco más alto que la brecha salarial anual de género reportada por la Oficina del Censo de EE. UU. y suma más de US$4,000 en ingresos más bajos por año.

Nuestro análisis reveló que la tarifa promedio por noche de la lista de una anfitriona era $30 más barata que la de los anfitriones masculinos.

Para esta investigación, analizamos datos tomados de los perfiles públicos de 8000 anfitriones en varias ciudades de EE. UU. Nos enfocamos en listados con un solo host y solo un listado activo. El nombre que cada anfitrión publicó en su perfil público se codificó como femenino o masculino, y se excluyeron los nombres ambiguos de género.

Para determinar las ganancias anuales de un anfitrión, analizamos el precio por noche de cada anuncio, la cantidad de estadías por año y la duración promedio de la estadía. También analizamos otros factores que podrían contribuir a la brecha de ganancias, como la cantidad de invitados que se podían acomodar y la cantidad de años que cada anfitrión había estado activo en la plataforma.

También determinamos la diferencia en los valores de propiedad entre géneros al extraer datos de Zillow.com sobre el valor medio de la vivienda en el código postal donde se ubicaba cada listado.

Nuestro análisis reveló que la tarifa nocturna promedio de los listados de anfitrionas mujeres era $30 más barata que la de los anfitriones masculinos. Además, las anfitrionas hicieron menos reservas y, por lo general, cada estadía acogió a menos invitados.

Descubrimos que las mujeres constituyen un poco más de la mitad (53 %) de los anfitriones y tienen propiedades un poco más valiosas que los anfitriones masculinos. No encontramos ninguna diferencia significativa entre la cantidad de años que los anfitriones femeninos y masculinos han estado activos en la plataforma.

La diferencia de ingresos parece ser más frecuente cuando un anfitrión alquila una casa completa en lugar de ofrecer una habitación privada dentro de su propia residencia. Y aunque la brecha se reduce después de controlar muchos factores relacionados con la cotización, como el valor medio de la vivienda, persiste una diferencia en las ganancias.

Esto sugiere que debemos mirar más allá de los datos de Airbnb para explicar la brecha.

por qué importa

Nuestra investigación arroja luz sobre la necesidad de profundizar en los factores que pueden estar contribuyendo a las diferencias en los ingresos entre géneros.

En los EE. UU., las trabajadoras de tiempo completo todavía ganan alrededor de 80 centavos por cada dólar que ganan sus contrapartes masculinas, y más mujeres que hombres viven en la pobreza. Este déficit de ingresos también afecta a millones de niños porque, según la Oficina del Censo, alrededor de 1 de cada 4 familias encabezadas por una mujer son pobres, en comparación con poco más de 1 de cada 10 encabezadas por un hombre.

Entre las razones conocidas de esta brecha salarial: Las mujeres son más propensas que los hombres a seleccionar trabajos que requieran menos horas o brinden flexibilidad en la programación. Las horas más cortas y la flexibilidad en la programación son preferibles para los trabajadores que tienen obligaciones más exigentes en el hogar. Sin embargo, estos trabajos son a menudo peor pagados.

Sin embargo, los anfitriones de Airbnb tienen el control total de la programación y reserva de sus anuncios, y las anfitrionas establecen sus propias tarifas. Por lo tanto, la falta de flexibilidad de horarios no debería ser un factor importante para explicar por qué las mujeres ganan menos que los hombres en la plataforma.

(15 , 15)