Redacción Mx Político.- Con un repertorio conmemorativo de los aniversarios de nacimiento y luctuoso de grandes creadores de la música universal, la Orquesta de Cámara de Bellas Artes (OCBA) presentará el programa 11 de su primera temporada, bajo la dirección de Ludwig Carrasco y la participación de la violista Astrid Cruz, como solista invitada.

El concierto se llevará a cabo el jueves 19 de mayo a las 20:00 horas en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes, en el marco de la estrategia #VolverAVerte de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal).

El programa está conformado por Introduzione para cuerdas en Re menor, de Gaetano Donizetti, en conmemoración del 225 aniversario de su nacimiento; Sonata para la gran viola en Do menor, Op. 35 MS 70, de Niccolò  Paganini, por el 240 aniversario de su nacimiento; Romanza para viola y orquesta Op.85, de Max Bruch; el segundo movimiento de la obra Vistas al mar, de Eduard Toldrà, para recordar su 60 aniversario luctuoso, y Cinco danzas griegas, de Nikos Skalkottas. 

La violista Astrid Cruz, originaria de la Ciudad de México, comenzó estudios a la edad de 15 años en la Escuela Superior de Música, en la cátedra del maestro Matthew Schubring. Fue miembro de la Orquesta Sinfónica Juvenil Carlos Chávez de 2009 a 2013 y fue parte del programa de Orquesta-Escuela, en la cual estudió con el maestro Lech Kwapisz. Es integrante de la Orquesta Sinfónica de Minería desde 2012, del Cuarteto Fundamental desde 2011, del dúo Tango Mortale al lado del maestro César Olguín a partir de 2018 y participa activamente en ensambles de música de cámara. Es miembro de la sección de violas de la Orquesta de Cámara de Bellas Artes.

Astrid interpretará Sonata para la gran viola en Do menor, Op. 35 MS 70, la cual se desarrolla en un solo movimiento continuo, aunque tiene tres secciones contrastantes fácilmente detectables; la obra tiene más características de concierto que de sonata. El 27 de abril de 1834, Paganini realizó en Londres su debut como violista, con el estreno de su Sonata para la gran viola, el cual no fue bien recibido por la crítica; al parecer, su dominio de la viola distaba mucho de ser tan cabal como el del violín.

En tanto, Romanza para viola y orquesta Op. 85  fue escrita en 1911, después de su jubilación de la Academia de Berlín, institución en la que había sido profesor emérito de composición desde 1891, así como su vicepresidente. La obra fue interpretada por primera vez en un concierto privado, el 25 de abril de 1911, con Willy Hess en la viola y Leo Schrattenholz como director de orquesta. El autor dedicó la partitura de su Romanza a Maurice Vieux, quien por entonces era primera viola de la Orquesta de la Ópera de París. El propio Bruch realizó dos versiones alternativas: una para violín y orquesta, y otra para viola y piano.

El concierto se llevará a cabo con apego a las medidas de protección establecidas por las autoridades de las secretarías de Salud y de Cultura federal.

(13 , 4)