Redacción MX Político.- La Compañía Nacional de Ópera (CON) del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) se reencontrará con su público con un programa integrado por obras de tres grandes compositores y protagonistas de la creación lírica italiana: Giacomo Puccini, Ottorino Respighi y Giuseppe Verdi, el domingo 4 de julio a las 17:00 horas en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

En esta primera presentación participarán integrantes de la sección de cuerdas de la Orquesta del Teatro de Bellas Artes y la mezzosoprano Rosa Muñoz como solista invitada. Este concierto será la primera actividad presencial del recientemente nombrado director de la agrupación del INBAL, Iván López Reynoso.

En conferencia de prensa virtual, el director de Ópera de Bellas Artes, Alonso Escalante, informó que los programas fueron pensados para lograr un reencuentro con el público, en el que la duración y las obras elegidas den como resultado el doble propósito de seguridad para público y artistas, así como un atractivo artístico con obras camerísticas cercanas a la vocación lírica de la Orquesta y Coro del Teatro de Bellas Artes.

La célebre obra Crisantemi de Puccini, original para cuarteto de cuerdas, fue escrita en 1890 como una ofrenda funeral para Amadeo de Saboya, hijo del rey Víctor Manuel II. Esta pieza aparecería tres años después como parte de la ópera Manon Lescaut del mismo autor.

Por otra parte, Il tramonto (1914) es considerada una de las obras maestras en el catálogo de Respighi. Se trata de una pieza para cuerdas y mezzosoprano con versos de Percy Bysshe Shelley y una clara influencia operística, patente en su profunda belleza lírica.

Finalmente, la Sinfonía para cuerdas en Mi menor fue compuesta por Giuseppe Verdi originalmente como su única obra para cuarteto de cuerdas, en 1873, durante una producción de su ópera Aída en Nápoles. Esta sinfonía es célebre por la brillante combinación de las habilidades teatrales y melódicas del autor fundidas en una fluida y elocuente escritura.

Al referirse a este programa, Iván López Reynoso calificó “como un diamante” la obra Crisantemi, de Puccini, misma con la que abrirá el concierto y que constituirá una “ofrenda floral” al público. Respecto de Il tramonto, de Respighi, resaltó que se trata de un relato amoroso y melancólico, “como una pequeña ópera de 10 minutos”, con música profunda y un texto de amor narrado por la solista. La Sinfonía para cuerdas, de Verdi, es una obra de complejidad elevada, llena de contrastes y colores, en cuya estructura puede advertirse la vocación escénica del compositor, que recuerdan pasajes de sus óperas La traviata y Un baile de máscaras.

Respecto a los cuidados que se tienen durante los ensayos preparatorios de la orquesta y que se aplicarán, igualmente, en el concierto, se destacó que los músicos, que normalmente comparten atril, ahora no lo hacen, sino que tocan con uno de manera individual, al igual que usan de manera permanente la mascarilla. Por su parte, la solista cantará con un escudo acrílico que le permitirá abordar una obra compleja, en una condición segura para ella y los demás participantes y asistentes.

La mezzosoprano Rosa Muñoz externó su entusiasmo, al confirmar que se siente honrada de formar parte de la primera actividad presencial de Ópera de Bellas Artes, después de tanto tiempo de ausencia del escenario. Sobre la cantata que interpreta como solista, comentó que no conocía esta obra de Respighi, pero que apenas abrió la partitura se enamoró de ella por su gran belleza lírica y poética.

La duración del programa es de aproximadamente 35 minutos, medida que se ha tomado en consonancia con los cuidados necesarios para el reinicio de estas actividades presenciales. El programa de mano estará disponible con antelación en las redes sociales del INBAL y de la Compañía Nacional de Ópera, y podrá ser obtenido, de igual forma, en los teléfonos celulares a través de un código QR que estará disponible en la entrada del recinto.

Esta actividad se llevará a cabo en el marco de la campaña #VolverAVerte de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México. El cupo estará limitado al 30 por ciento de la luneta y el anfiteatro, y se contará con los protocolos sanitarios correspondientes, los cuales consisten en la instalación de un filtro con tapete desinfectante, la aplicación de gel antibacterial, la revisión de la temperatura que no rebase los 37.5ºC, el uso de cubreboca y la sana distancia. Asimismo, se solicitará a las y los asistentes evitar aglomeraciones dentro del recinto de mármol.

(10 , 10)