Redacción MX Político.- Lo que durante décadas se creyó que era una antigua sinagoga en el centro de Israel es en realidad un templo romano, según una nueva investigación realizada por arqueólogos. Este es el segundo edificio excavado en el sitio que se identificó erróneamente como una sinagoga.

Originalmente descubierto cerca de Beit Guvrin en 1991, el sitio ha sido objeto de excavaciones supervisadas por la Universidad Hebrea de Jerusalén desde 2015. La ubicación precisa del sitio no ha sido revelada por la Autoridad de Parques y Naturaleza del país por temor al vandalismo. Sin embargo, se pueden ver secciones de las paredes del templo que sobresalen del suelo.

Las teorías anteriores sobre el sitio, como la postulada en un libro de 1991 por el arqueólogo Zvi Ilan, por ejemplo, hacen una comparación entre la estructura en el sitio y las sinagogas monumentales en el norte de Israel de los períodos tardorromano y bizantino.

Los codirectores Orit Peleg-Barkat de la Universidad Hebrea de Jerusalén y Gregg Gardner de la Universidad de Columbia Británica ahora creen que el edificio fue construido por los romanos en defensa de la revuelta de Bar Kokhba, una rebelión de los judíos de la provincia romana de Judea. contra el Imperio Romano, en 132 E.C.

“Ciertamente no tiene una iconografía religiosa clara como una menorá, por ejemplo, que sería típica de una sinagoga”, dijo Gardner al periódico israelí Haaretz. “Ni el diseño de la estructura ni las decoraciones indican que podría haber sido una sinagoga. En cambio, tiene varias características de un complejo ritual no judío: tiene un patio pavimentado elevado que conduce a una sala en el otro extremo que se elevó sobre una subestructura abovedada”.

Con más de 4,000 pies cuadrados, el edificio se parece más a los templos y santuarios romanos en el sur de Siria, pero hasta ahora no se ha confirmado el uso de la estructura. El equipo está buscando inscripciones, estatuas u otros artefactos que puedan brindar más contexto.

Además, este año, los arqueólogos descubrieron una gran escalera que habría conectado el patio elevado del templo con una serie de salas subterráneas abovedadas.

“Cualquiera que sea la estructura que había estado sobre estas bóvedas, desafortunadamente, no sobrevivió”, dijo Peleg-Barkat. “En conjunto, la evidencia indica que la estructura fue construida en el segundo o tercer siglo E.C.” Agregando: “Parece que en algún lugar alrededor del siglo IV o V, dejó de usarse”.

El área alrededor del templo, sugiere un estudio de Peleg-Barkat de 2019, estuvo fuertemente ocupada por comunidades judías hasta la revuelta, que dejó muchas de sus aldeas abandonadas o destruidas. El área fue posteriormente repoblada por los romanos, quienes pavimentaron el camino entre la ciudad capital de Jerusalén y Beit Guvrin alrededor del año 130 E.C.

(10 , 10)