Redacción MX Político.- El esqueleto de un hombre con un clavo atravesado en su talón fue encontrado en el poblado de Fenstanton, a unos 115 kilómetros al norte de Londres, lo que supone una de las evidencias más tempranas de la crucifixión que realizaban los romanos.

En el esqueleto también se registraban varias heridas que el hombre pudo haber sufrido antes de su muerte. Sus piernas tenían rastros de infecciones o inflamaciones que podrían haber sido causadas por un desorden sistémico o por haber estar atado a un grillete.

El asentamiento fue descubierto por el centro de estudio Albion Archaeology, que comenzó a excavar en la zona como parte de las obras de un desarrollo urbano, ahí encontraron cinco cementerios pequeños donde habían sido enterrados 40 adultos y cinco niños, varios de ellos familiares.

MH

(65 , 16)