Redacción MX Político.- En Santa María la Rivera, uno de los barrios más antiguos de la alcaldía Cuauhtémoc, que cuenta con un gran valor arquitectónico e histórico, se puede encontrar un tesoro para los amantes de los libros y revistas antiguos: una librería secreta que se mantiene oculta en la gran Ciudad de México.

En una casona de estilo francés, que aún conserva los barandales y vigas originales, se encuentra ubicada la Librería “La Niña Oscura“, que aloja más de 90 mil ejemplares de libros y revistas de los años 1800 y 1900, muchos considerados como joyas históricas.

¿Cómo puedes ingresar? Debes andar hasta Díaz Mirón 142, abrir bien los ojos hasta encontrar un pequeño cartel con la leyenda “tocar el timbre marcado con el número uno, una sola vez”, posteriormente, como si de una película se tratara, el antiguo zaguán negro se abrirá para darte acceso.

Ahí puedes encontrar ejemplares desde carpintería, construcción y manualidades, hasta literatura francesa, mexicana, poesía, ensayos, historia e incluso cómics, leyendas urbanas y novelas.

Si buscas artículos antiguos como máquinas de escribir, fotografías viejas, figuras, aquí también podrás encontrarlas, incluso hasta alguna botella de licor.

Andrés Serrano, colaborador de la librería, contó al periódico Milenio, que la librería se fundó en 2006, para ser utilizada como bodega que surtiría a otras sucursales, pero con el interés de fomentar la lectura y ofrecer un lugar donde encontrar ejemplares que ya tal vez ya no están en circulación, decidieron abrir la librería dentro de esta construcción histórica.

Aquí se venden libros y revistas muy antiguos, mismos que han llegado porque han sido olvidados en viviendas antañas. Nosotros los protegemos y curamos, todo con el objetivo de no perder su decencia“, explicó Serrano.

Max Ramos, propietario de este lugar, procura que las habitaciones estén siempre llenas de libros para el disfrute de los lectores.

¿Por qué se llama “Niña Oscura”?

El nombre deriva de un incidente que le ocurrió al dueño de la librería, que llegó tarde a la cita que tenía con los propietarios del edificio para recoger las llaves y cuando tocó el portón negro, una pequeña de tez oscura abrió la pesada puerta y le entregó las llaves del edificio Salvador Díaz Mirón 142. Después de darle las llaves, la niña salió corriendo en dirección al Kiosco Morisco y nunca más la volvieron a ver.

La librería está abierta de miércoles a sábado de 10:00 a 18:00 hrs.

(10 , 10)