Redacción MX Político.- Con el objetivo de impulsar una cultura de tolerancia, respeto e inclusión no solo en su discurso y sus recorridos, sino también en sus visitantes, especialmente en las y los niños y jóvenes, el Museo Regional de Historia de Colima (MRHC), del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), realiza desde el pasado martes y hasta el próximo 12 de agosto, el curso de verano “Incluyo, juego y aprendo”.

Esta actividad, la cual ha reunido a 30 participantes, cuyas edades van de los 12 a los 16 años, es la continuación de una serie de esfuerzos, como fueron los ‘talleres a ciegas’ que, en años previos, se han impartido para replicar piezas del museo, a partir del tacto.

De acuerdo con el director del MRHC, Fernando Rodríguez García, esta edición del curso representa también la suma de esfuerzos por parte del Centro INAH Colima, a través del recinto a su cargo, con entidades como el Instituto Colimense para la Discapacidad (Incodis).

Las actividades que se imparten cuentan con la participación de los especialistas del Área de Servicios Educativos del MRHC, María Gloria Paz Preciado y Francisco Javier Martínez Pérez, así como de tres maestras del Incodis, especializadas en enseñanza del sistema Braille y en Lengua de Señas Mexicana (LSM): Paola Cristina García García, Carmen Areli Martínez Bonilla y Aleydis Elizabeth Guzmán Medina.

“En el curso se inscribieron tanto niñas y niños normovisuales como con discapacidad visual o auditiva. La idea es que al formar parte de un mismo taller puedan generar una verdadera inclusión entre ellos”.

Por medio de diversas actividades aprenderán a sensibilizarse mediante el tacto, el gusto y el olfato; asimismo, participarán en talleres que los vincularán con la falta de visión para crear piezas de animales o fósiles con barro y arcilla.

Un ejercicio a destacar será la visita que el 11 de agosto hará al MRHC el maestro Guadalupe Candelario Castro, oriundo de la comunidad de Suchitlán, para conversar con los niños y enseñarles a crear réplicas de las máscaras de animales que se usan en ese pueblo para la llamada danza de los morenos.

Tradicionalmente, esta danza se realiza en el Domingo de Resurrección, el Domingo de Pentecostés y el Día de la Santa Cruz, a fin de representar, por medio de las cuadrillas de participantes, la defensa que hicieron los animales del cuerpo de Jesús, mientras estuvo en su sepulcro.

“El maestro Candelario explicará el simbolismo de las máscaras y el proceso de creación que requieren. A sugerencia de la académica de la Universidad de Colima, Lucía Arciniega, pensamos en que las máscaras que los niños elaborarán sean de barro en vez de madera, a fin de que les sea más fácil pintarlas”, refiere Rodríguez García.

Al concluir el curso de verano, las y los niños conocerán y cantarán una canción en LSM, además de presentar una exposición temporal a partir de las figurillas y máscaras que hayan producido en los talleres, la cual estará disponible al público del 13 al 31 de agosto, con acceso gratuito.

“Con estas actividades, a las que se suman cursos de capacitación del personal del recinto museístico, por parte de expertos de la Coordinación Nacional de Museos y Exposiciones del INAH, queremos que el Museo Regional de Historia de Colima sea realmente una experiencia accesible y disfrutable para todo tipo de públicos”, finaliza el arquitecto Fernando Rodríguez.

jpob

(6 , 6)