Redacción MX Político.- Glasgow logró acuerdos importantes; uno de ellos consiste en privilegiar la ciencia por sobre cualquier decisión de índole política; más aún, proscribe la discrecionalidad política en el rubro de protección ambiental y confirma el mandato constitucional de proveer a ésta de neutralidad ideológica.

Uno de los temas de mayor impacto en la COP 26 fue sin duda la atemperación de los términos utilizados para hacer referencia a los subsidios distorsionadores destinados a reducir la producción y el uso de combustibles fósiles, así como para aludir al aceleramiento de la eliminación en lo tocante a la producción y uso incontrolados del carbón, con preferencia en la generación de energías limpias.

Así mismo, Glasgow contiene referencias explícitas a la cultura, lo que evidencia que cualquier política climática, para ser exitosa, debe provenir del basamento social. Las decisiones cupulares impuestas en ese ámbito por la élite han demostrado una y otra vez su ineficiencia y esterilidad.

La solidaridad intergeneracional y los compromisos internacionales asumidos serán los componentes de las obligaciones de los Estados en el sentido de proteger a las sucesivas generaciones y contrarrestar la marginalización de sus comunidades.

MH

(11 , 2)