Redacción Mx político.- Como parte del proyecto prioritario Chapultepec, Naturaleza y Cultura que impulsa el Gobierno de México, a través de la Secretaría de Cultura federal, en conjunto con el Gobierno de la Ciudad de México, finalizaron los trabajos de renovación de la infraestructura en accesibilidad y equipamiento del Centro Cultural del Bosque (CCB), informaron la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, y la directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (Inbal), Lucina Jiménez López.

Por primera vez en 20 años, se llevó a cabo una nueva remodelación de los espacios escénicos del CCB: los teatros del Bosque Julio Castillo, El Galeón Abraham Oceransky, Orientación, El Granero Xavier Rojas, de la Danza Guillermina Bravo y la Plaza Ángel Salas, así como de la Sala Xavier Villaurrutia, además de las instalaciones de la Escuela Nacional de Danza Folklórica, la Compañía Nacional de Danza y algunas oficinas y salones de ensayo de la Coordinación Nacional de Teatro (CNT).

En conferencia de prensa, Alejandra Frausto Guerrero afirmó que el proyecto Chapultepec, Naturaleza y Cultura es un esfuerzo desde el Gobierno de México para dignificar los derechos culturales, así como los espacios que existían históricamente en el Bosque de Chapultepec dedicados a las artes.

Agregó que para estos trabajos se destinó una inversión de 126 millones 246 mil pesos, lo que permite ofrecer mejores condiciones para que todo México y otras partes del mundo tengan la posibilidad de presentarse aquí, esto, como una de las vocaciones del proyecto Chapultepec, Naturaleza y Cultura; que sea el punto de llegada y de partida de lo mejor que existe en las artes, en la creación en diálogo permanente con lo que está sucediendo en los estados y con lo que está pasando en el mundo a través de los circuitos culturales.

De igual forma, destacó que con los trabajos de intervención las personas que trabajan en estos recintos, desde personal técnico, hasta compañías artísticas, tienen ahora espacios dignos.

En tanto, la subsecretaria de Desarrollo Cultural, Marina Núñez Bespalova, señaló: “No hemos tenido reparo en abonar el presupuesto necesario para la remodelación y todos los arreglos que los espacios del Inbal y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) debían tener y que están dentro del proyecto Chapultepec”.

Estos espacios, dijo, no solo se han intervenido con obra, también se está apoyando a través de las distintas convocatorias para que la vida artística y cultural dentro de los recintos que se entregan renovados comience.

En este sentido habló de la convocatoria del Primer Circuito de Danza, así como de los eventos relacionados con artes escénicas. “La obra siempre va acompañada de vida cultural, es lo que nos ha pedido la secretaria Frausto que hagamos y el proyecto Chapultepec, Naturaleza y Cultura está respondiendo a ello, es un proyecto integral”.

Inbal avanzó en los tres ejes del proyecto

Al hacer uso de la voz, Lucina Jiménez López destacó que el Centro Cultural del Bosque, concebido como un ecosistema biocultural para favorecer el medio ambiente, avanzó en los tres ejes definidos inicialmente, como parte del proyecto Chapultepec, Naturaleza y Cultura: la recuperación de los recursos naturales, el fortalecimiento de los recursos culturales existentes y la vinculación social.

“Esos son los tres ejes que articulan las acciones que se han hecho y estamos convencidos que la inversión realizada en este Centro Cultural del Bosque, que se creó a mediados del siglo XX, le da sentido y futuro a esta gran infraestructura en beneficio de las comunidades artísticas”. 

Añadió que lo que fue el estacionamiento ecológico servirá para la construcción del Pabellón escénico, un lugar que estará destinado a la práctica de las artes escénicas de manera interdisciplinaria y que generará un espacio colaborativo de todas las compañías independientes, las agrupaciones artísticas y las pertenecientes al Inbal.

Uno de los principales aspectos que ponderó fue la recuperación del foso del Teatro de la Danza Guillermina Bravo, porque va a dar la posibilidad de que la danza se practique con música en vivo. “Han estado aquí dialogando muchas de las organizaciones de artes escénicas y especialistas en temas de iluminación, audio y video para hacer la revisión de las isópticas y que puedan estar acorde con el sentido de contemporaneidad que cada comunidad requiere”.

Estos trabajos, iniciados en noviembre de 2021, incluyeron: rehabilitación de edificios, adecuaciones de accesibilidad y equipamiento de teatros, camerinos, baños, instalaciones eléctricas, lobbies e impermeabilización.

Cada uno de los seis recintos que conforman este complejo cultural están listos para recibir al público que gusta del teatro y la danza, y que buscan reconectarse nuevamente con las y los creadores en el escenario. Estas acciones se realizan en el marco del 60 aniversario del CCB, considerado el complejo cultural más importante a cargo del Inbal.

El Teatro del Bosque Julio Castillo ahora cuenta con 900 butacas nuevas, se incorporaron dos pasillos en el primer nivel para el acceso más fluido de las y los asistentes. Al igual que en los otros recintos, los camerinos se renovaron, además de mejorar las bajadas pluviales y su impermeabilización. Se hizo una rehabilitación del plafón de la sala y se cambió la instalación eléctrica completa en todo el edificio.

Por otro lado, el ahora Teatro Orientación Luisa Josefina Hernández tuvo como parte de este proyecto una gran transformación, sobre todo en el vestíbulo, donde el nivel del foro era inferior al nivel de la calle, por lo que tenía una complicación para el acceso de personas con discapacidad; para cambiar esta situación se incluyeron rampas de acceso al vestíbulo con una mayor amplitud.

Al interior de la sala también hubo una remodelación importante de luminarias y butacas, así como plafón nuevo. Para el tránsito y optimización del espacio se adecuó la distribución de las butacas y fueron incorporados dos pasillos para permitir un mejor flujo del público.

Dentro del CCB también se ubica la Escuela Nacional de Danza Folklórica, donde se realizó la remodelación de instalación eléctrica, sanitarios, pisos, rampa    de    acceso    para personas con discapacidad, así como la adecuación de salones de clases.

Mientras que en la Sala Ángel Salas se realizó la remodelación de camerinos, instalaciones sanitarias, impermeabilización y colocación de una velaría, instalaciones eléctricas para equipo de audio, video e iluminación especial para funciones.

Para los recintos a cargo de la Coordinación Nacional de Danza: la remodelación del Teatro de la Danza Guillermina Bravo se realizó en dos etapas (del 9 de febrero al 2 de agosto de 2021, y del 4 de octubre de 2021 al 3 marzo de 2022) con el objetivo de mejorar la calidad y la accesibilidad en las instalaciones, lo que beneficia a las comunidades artísticas y a los públicos.

Los trabajos que se llevaron a cabo son: colocación de piso de madera en camerinos, cambio de piso tachonado por piso mil rayas en pasillos y escaleras, pintura general, cambio de luminarias y muros en áreas comunes; remodelación de techo del foro y patio de butacas, arreglo de muros exteriores, remodelación de baños en el lobby para público y cambio de piso y escaleras; así como remodelación de baños en dos camerinos, cambio de muebles de baño, sustitución de closets en todos los camerinos, adecuación de conexiones eléctricas; cambio y mantenimiento del piso de flotado permanente, apertura de segundo puente de iluminación, sustitución de butacas, mejora en el aire acondicionado, cambio de piso tachonado, entre otras obras.

Entre otras acciones se encuentran los trabajos del Teatro El Granero Xavier Rojas: el cambio de la fachada por muros de cristal templado que permiten una mayor transparencia e iluminación entre el espacio interior y exterior. También, la renovación del vestíbulo; pisos, plafones, luminarias para mayor amplitud y distribución del espacio para comodidad del público.

En los espacios de ensayo de la Compañía Nacional de Danza se realizó la remodelación de pisos, baños e instalación eléctrica, bodegas de vestuario y telones, duelas, así como la adecuación de salones de clases, área médica y de fisioterapia.

Es importante señalar la remodelación a la Sala Xavier Villaurrutia, donde principalmente se adaptó un elevador para la accesibilidad directa a la sala de personas con discapacidad y con silla de ruedas. También se incluyen sanitarios para personas con discapacidad y un sanitario familiar con todas las accesibilidades.

Los camerinos de esta sala fueron renovados en luminarias, pisos, acabados en muros y nueva instalación eléctrica en el edificio. En cuanto a la comodidad para las y los espectadores se modificó la gradería y se instalaron butacas nuevas y un sistema de clima.

Por lo que respecta al Teatro El Galeón Abraham Oceransky, se llevó a cabo la modificación del vestíbulo, incorporando un plafón con sistema de iluminación de LEDS; también se modificaron los muros para mayor iluminación y se incluyó un piso nuevo en el vestíbulo, escenario y sala.

Este espacio multifuncional y experimental cuenta ahora con una doble cama de madera en el piso, que permite que las instalaciones escenográficas tengan mejor sujeción y, por lo tanto, mayor versatilidad. Se reacondicionan los camerinos y sanitarios para el elenco artístico.

(5 , 1)