Redacción MX Político.- Con una nueva fisonomía, el Museo Tamayo se reencuentra con sus públicos al presentar la exposición Más allá de los árboles, tras la remodelación y adecuación de sus instalaciones con el apoyo del proyecto Chapultepec: Naturaleza y Cultura.

La directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), Lucina Jiménez López, reiteró el agradecimiento al proyecto del Gobierno de México, a través de la Secretaría de Cultura, “porque dio la posibilidad de esta regeneración, de esta actualización, de esta contemporaneidad, de que hoy estamos de pie después de una de las pandemias más fuertes que haya azotado a la humanidad”.

Asimismo, enfatizó que hoy están de pie, al igual que el de Museo de Arte Moderno y la Sala de Arte Público Siqueiros, “museos que dieron la pauta en México de cómo responder abriendo sus instalaciones con todas las medidas de seguridad ante una circunstancia que en su momento no sabíamos ante qué estábamos”.

Acompañada de María Elena, Rosa María y María Eugenia Bermúdez, sobrinas del artista oaxaqueño, así como de Sonya Santos, directora de la Fundación Olga y Rufino Tamayo, AC, en la inauguración de la exposición Más allá de los árboles y al ver los trabajos concluidos, la titular del INBAL afirmó que este reencuentro es un ejercicio de memoria comprometido y “es una manera de volver a colocar al Tamayo en esa ruta de su creación, pero con una mirada contemporánea que nos puede decir cómo ha influido este que es uno de los museos más importantes, más influyentes a nivel nacional e internacional”.

Asimismo, reconoció que este recinto tiene la encomienda de ratificar el papel del arte como puente de diálogo, de interrelación generacional, pero también como puente hacia las nuevas corrientes artísticas “que sin lugar a dudas están dando mucho qué hablar de México en el mundo y del mundo en México. Esa es la vocación de este museo”.

En la ceremonia, agradeció la presencia de los familiares del maestro Tamayo, ya que “representan el compromiso que asumieron para hacer el acompañamiento a una decisión de un artista destacadísimo de México: Rufino Tamayo, y que estén aquí representa el garante de esa confirmación de legar al pueblo de México la posibilidad, no solo de su acervo, sino de los puentes que construyó con el arte internacional”.

Por su parte, la directora del Museo Tamayo, Magalí Arriola, recordó que Más allá de los árboles, muestra con la cual se celebran los 40 años del recinto, y que se enmarca en el 75 aniversario del INBAL, toma como referencia los años 1979-1981.

Al mencionar los núcleos que integran la exposición, dijo que el primero, Una cierta idea de Tamayo, recupera acontecimientos de la vida y obra del fundador del recinto: Rufino Tamayo, más puntualmente la exhibición que consagró sus 80 años en el Guggenheim Museum de Nueva York, al tiempo que se colocaba en nuestro país la primera piedra del museo que lleva su nombre.

El segundo módulo revisa las complejidades artísticas y sociales detrás de la apertura del recinto por medio de una composición visual y sonora a partir de materiales del archivo hemerográfico que revela las narrativas encontradas que confluyeron durante el acto inaugural y reverberaron a través de su mediatización.

La tercera sección, El Museo Tamayo y la caja mágica, aborda la relación entre arte y televisión al referirse a los primeros años del recinto, cuando era una entidad privada gestionada por Televisa y previo a su incorporación al INBAL en 1986.

Continúa el apartado Desnivelando la pirámide o el Museo Tamayo posmoderno, que plantea un diálogo entre el edificio y las obras que constituyeron la esencia original de su colección, a manera de intercambio que permite llevar a cabo una lectura subjetiva, fragmentaria y multidireccional de la vertiente de la historia del arte que el creador oaxaqueño legó al pueblo de México.

El último núcleo, Una línea punteada, recorre las distintas salas a través de un diálogo furtivo con las demás piezas de la exhibición, y reúne una serie de obras, en su mayoría realizadas entre 1979 y 1981, que marcaron la pauta de la producción internacional de aquellos años, principalmente en las regiones en las que Tamayo centró su atención (Estados Unidos, Europa y América Latina).

La muestra ofrece también un asomo a los criterios de selección que utilizó el artista para conformar la colección fundacional del museo  y la forma en la que éstos dialogan con el edificio que lo alberga y con la obra del pintor oaxaqueño.

Más allá de los árboles es el resultado de un trabajo multidisciplinario del equipo curatorial del recinto; se exhibirá en el Museo Tamayo a partir de mañana, sábado 11 de diciembre y hasta el 30 de abril de 2022. La exposición además contará con un catálogo en tres volúmenes, editado con el apoyo de la Fundación Olga y Rufino Tamayo, A.C., CIAC y Citibanamex.

(18 , 2)