Si el presidente López Obrador no quiere hacerle frente a su obligación de salvaguardar el Estado de Derecho y prefiere enfundarse en la sotana de Gran Redentor Espiritual para abogar por criminales, está en todo su derecho.Leer más