Frente al luto Esgrimen: “Politiquerias” y Complot / En opinión de Lilia Arellano

EL CASTILLO

Redacción MX Político.- El reporte de fallecidos a causa de los sucesos en la Línea 12 del Metro, según nos reportan quienes están pendientes del transcurso de las acciones en marcha, llegará a más de 34. Oficialmente sólo reconocen 25, porque a cada cuerpo velado sube la ira, el coraje, crecen los señalamientos en contra de los gobiernos capitalinos, de los de antes y el de ahora a quienes responsabilizan directamente aunque con el ingrediente de estar seguros se dirá de todo, pero no se actuará en contra de nadie. Están nueve cuerpos desaparecidos y, nos revelan, no es que no los encuentren, quedaron atrapados y semi despedazados, por lo tanto se niegan a entregar a las familias estos restos. Además ha sido un martirio para los familiares la recuperación de los heridos. Van de un hospital a otro pero en uno no tienen los medicamentos requeridos, en otro carecen de médicos especialistas en, por ejemplo, operaciones de columna vertebral, otro más no cuenta con los equipos que los daños presentados requieren. Así, andan de nosocomio en nosocomio y no hay autoridad alguna encargada directamente de solucionar estos casos, de atender a quienes no cesan de llorar por las fatales consecuencias de lo sucedido.

A partir de hoy se llevaran a cabo diversas manifestaciones exigiendo justicia y seguridad en los servicios de transporte colectivo. Es de conocimiento general la posibilidad, inclusive, de llevarse a cabo un paro de labores de trabajadores del Metro. Un alud de denuncias ha sido presentado. Tienen bitácoras de sus reportes sobre decenas de anomalías detectadas, de peligros existentes. Sin embargo se han topado, tanto los familiares de heridos, como los deudos y hasta la dirigencia sindical con la certeza de ser tachados de estar realizando “politiquerías”, de llevar a cabo un complot para atacar a la 4T, de aprovechar la tragedia para atraer reflectores y manchar la trayectoria de funcionarios dispuestos a lograr la transformación del país. Y este tipo de expresiones tendrá como punto de partida el templete mañanero. No hay, dicen, ninguna voluntad ni política ni humana de garantizar seguridad a quienes usan el transporte público y no solamente el Metro, sino en general lo relacionado con autobuses, camionetas, taxis.

Ha sido prácticamente imposible desligar esta tragedia del terreno político, menos aún cuando desde el foro de las mañaneras se insiste en poner en un primer término, por encima de cualquier otro tema, el del proceso electoral próximo. Le ha dedicado el primer mandatario mucho más tiempo y atención a la campaña del priísta de Nuevo León, a quejarse de las determinaciones del Instituto Nacional Electoral, a defender a los candidatos de Morena e inclusive a los del Verde Ecologista, que a los desafortunados hechos en los cuales se causan daños y muerte a los ciudadanos. El apoyo presidencial otorgado públicamente y al parecer sin límites a las decisiones adoptadas por el gobierno capitalino, hablan de la defensa de quienes integran el grupo de sucesores, si no se amplía el mandato de la primera magistratura como se pretende. Marcelo Ebrard y Claudia Sheinbaum, se cree, prácticamente se afirma, no serán tocados pese a la afirmación: “investigación a fondo, caiga quien caiga”. Esta sentencia se ha escuchado cientos, miles de veces, es el inicio del tendido del manto de impunidad.

Los especialistas de la empresa extranjera contratada para llevar a cabo la investigación ordenada llegaron la noche del miércoles. Apenas se están integrando a los equipos de trabajo esperando un reporte. ¿Tendrán el conocimiento debido del suelo y del subsuelo de la CDMX? ¿El retiro inmediato de piezas clave realizado sin llevar a cabo el cuidado para poder realizar una investigación forense, impactará en los resultados? Porque la desviación de las causas están en camino y versará sobre los hundimientos, no en relación a las alteraciones al proyecto, los materiales utilizados, las pésimas adecuaciones a cada ocurrencia sobre el tipo de trenes, los rieles que tales requerían y la prueba de todas éstas modificaciones están en las fotografías en las cuales los trenes adquiridos para dar el banderazo de salida a como diera lugar, son más largos que las estaciones. Será, le adelantamos, la madre naturaleza y su enojo por la extracción de agua de sus entrañas la culpable. Responsables y culpables de la tragedia, los de arriba, los de las firmas y ordenes y los ansiosos de poder absoluto quedarán fuera de cualquier señalamiento. En tanto y a más no haber, se instalarán, una y otra vez, pequeños oratorios a la entrada del Metro y en las paradas de autobuses para que los pobres que van primero, el pueblo noble y bueno, se encomiende al santo de su devoción, a Dios antes de abordar.

Es mentira, presidente, se esté atendiendo debidamente a los familiares de las víctimas, es mentira se les esté apoyando, es mentira estén recibiendo los heridos los cuidadores requeridos. ¿El tabasqueño ya se percató de lo humilde de los velorios, de la clase social perjudicada por la interpretación equivocada de la austeridad, de que su izquierda no sólo no es izquierda sino demuestra que el rumbo a seguir depende de la ocurrencia de hoy?

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.