Leyes: ¿Se interpretan, se violan o, simplemente se cumplen? / En opinión de Lilia Arellano

EL CASTILLO

Redacción MX Político.- Parecería que ya están agotados muchos renglones en el terreno jurídico como para echarse al hombro algunos más. Aparecen los amparos solicitados y concedidos para evitar la puesta en marcha de las reformas eléctricas y sobre hidrocarburos; las suspensiones relacionadas con la protección al medio ambiente; las determinaciones para dar el respaldo solicitado a quienes se niegan a dar sus datos biométricos; los asuntos pendientes en torno a Rosario Robles, al abogado Juan Collado, lo relacionado con Emilio Lozoya, la salida pronta y expedita de Alonso Ancira con todo y el silencio sobre los funcionarios tanto de Pemex como de Hacienda responsables del contrato de compra-venta de la planta chatarra; el caso del rumano Florian Tudor, etcétera. Sin embargo no satisfechos se lanzan en contra del empresario Teófilo Zaga Tawi, van dardos cargados sobre el gobernador tamaulipeco Francisco Javier Cabeza de Vaca creando otro enfrentamiento en las interpretaciones y aplicaciones de la ley entre la federación y la autonomía de los Congresos locales; y alinean baterías sobre el INE, el INAI y los órganos y dependencias autónomas, ¿Falta algo?.

Habrá de hacerse hincapié en los antecedentes sobre el caso del empresario a través de quien, al parecer, se envía un mensaje muy fuerte y cargado en contra de los pertenecientes a la iniciativa privada, por lo pronto sobre ojos y oídos en sus actividades, amén de guardar toda clase de pruebas sobre las cuales puedan cimentarse delitos. La empresa Telra Reality firmo un contrato de movilidad del personal del Infonavit, el cual fue negociado y aprobado por quien hoy ocupa la gubernatura de Oaxaca en su calidad de director general de ese Instituto Alejandro Murat. Obviamente y dada la cifra del mencionado contrato hubo autorización de Hacienda e inclusive firmas de quienes representan las terceras partes con las cuales se compone toda la operación de la dependencia. Como transcurrió el tiempo y no hubo movimiento de trabajadores incluidos en los renglones contratados, se procedió a la cancelación y para ello la empresa de los Zaga exigió una indemnización, la cual ascendió a la paga completa del documento firmado: 5 mil millones de pesos.

El monto de la cancelación aceptada por el entonces director de Infonavit, el hidalguense David Penchyna, fue liquidada con la respectiva autorización hacendaria. Cuando llegan los ajenos a las mañas de los de antes, hacen la investigación y dan con el garbanzo de a libra. Empiezan amenazas y denuncias en contra de los Zaga y de su empresa. Llegan al arreglo con la Fiscalía y personeros de Hacienda y entregan aquel famoso cheque por dos mil millones de pesos presumido y mostrado ridículamente –por el tamaño del documento- por el fiscal Gertz Manero en una mañanera y al lado del Ejecutivo Federal. La suma devuelta fue la parte con la cual se quedaron los Zaga y pretendieron en el gobierno utilizarla de inmediato bajo órdenes presidenciales pero, existen leyes y reglamentos en el Infonavit, el dinero corresponde: una tercera parte a los trabajadores, otra a los empresarios y una última proviene de las aportaciones del gobierno.

Por lo tanto, el dinero no puede ser dispuesto por la federación por más orden presidencial girada públicamente. ¿Los otros tres mil millones a donde fueron a parar? ¿Quiénes se beneficiaron con la operación de la firma y posterior cancelación del contrato con Telra Reality? Por lo pronto, llevaron a cabo un cateo en la casa de Zaga Tawi en donde encontraron la documentación para dar con el domicilio ubicado en Xochitepec, Morelos, en donde fue privado de su libertad y trasladado al penal del Altiplano. ¿En donde radica su alta peligrosidad? ¿En haber devuelto el dinero por convencimiento propio y una vez llevado a cabo un arreglo con quienes están, dentro de gobierno, autorizados para ello? ¿El acuerdo con Alonso Ancira, a quien enviaron a un Cereso común, pese a la gran diferencia en cifras: 5 mil millones contra 250 millones de dólares, correrá la misma suerte, es decir, lo desconocerán? ¿Se trata de un mensaje enviado a los empresario en rebeldía?

¿En donde están los implicados en ambos casos, en el de Ancira y el de los Zaga? Sobre el caso Infonavit ya tienen detenidos a dos empleados del área administrativa, es decir, los encargados de elaborar contratos y otros documentos, pero esos no son los firmantes y mucho menos quienes autorizan, son, como se ha estilado desde hace 9 décadas en nuestro país los clásicos chivos expiatorios. En tanto los responsables, ubicados en las direcciones tanto de ese Instituto como de Hacienda como don Sebas, tan campantes. Pero, fuera de eso… vamos bien.

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.