Salinas Pliego y su concepto de democracia  / En opinión de Gregorio Ortega Molina

Reacción MXPolítico.- Los comedores ejecutivos de TV Azteca son discretamente elegantes. Así los recuerdo de mi último paso por ellos, en 2001. Allí tuve oportunidad y la suerte de que me convocaran -imposible recordar la fecha exacta- a una comida presidida por el anfitrión principal, Ricardo B. Salinas Pliego, y como huésped distinguido Norberto Bobbio. Durante el convivio solo se habló de democracia y política, se hicieron algunas puntualizaciones sobre la mejor manera de ejercer las libertades.
    

Como es habitual en mi comportamiento, en ciertos casos opto por cerrar la boca, para escuchar y aprender. De lo que allí oí, quedé descolocado en la percepción que me había hecho del señor Salinas Pliego, quien hacia sus subordinados ejerce un comportamiento de autócrata, cuyas consecuencias son difíciles de evitar en las reuniones con testigos, a menos de que se posea habilidad suficiente para establecer distancias, hablarle siempre de usted y obligarlo a hacer lo mismo.
     

Formula las preguntas pertinentes y adecuadas. Muestra cultura, conocimiento del tema del que se trata, y deseos de aprender de quienes son reconocidos como maestros. De la misma manera que lo vi escuchar a Norberto Bobbio presencié el trato deferencial a David Konzevik y a un asesor israelí cuyo nombre quedó en el olvido.
    

¿De dónde, entonces, su manera de conducirse frente al Covid-19? ¿De dónde ese desplante en contra del Instituto Nacional Electoral y sus dirigentes? Acierta en el nombre de la enfermedad y en identificar a los que contribuyeron a hundir al Instituto, pero elude un diagnóstico decisivo de los partidos políticos, la manera en que se constituyó Morena y cómo son los organismos que se suman a la coalición que hoy gobierna.
    

No hay dilema posible. El INE sí es hijo de los partidos, entonces hay que desaparecer a los creadores del supuesto “monstruo”, para reconstruirlo. Mientras los organismos que se disputan el poder no desaparezcan y/o se refundan para quitarse el lastre de los vicios que los convirtieron en gobierno, no hay posibilidad de cuarta transformación ni de reforma política posible. Antes de pensar en la desaparición del Instituto debe discutirse y realizarse la de los partidos, que son esencialmente a-democráticos y todo lo deciden a dedo. Pregunten, si no, a Porfirio Muñoz Ledo y al actual presidente de México.
    

El INE, como señala tímidamente en su texto para Reforma Sergio Aguayo Quesada, inicia, con la cancelación de las candidaturas, su propia restauración. ¡Y vamos que el doctor Aguayo procede de la izquierda químicamente pura!
    

En novelas, ensayos y textos diversos de índole política, se habla de la necesidad de matar al padre, o como puntualiza Hermann Hesse en Demian, para nacer hay que romper un mundo; el que es necesario desaparecer es el construido por los actuales institutos políticos. Como dice bien Severo López Mestre: todos comen sopa del mismo plato. ¡Guácala!


===000===
En el INE no están mudos. Sus respuestas son claras: “Un verdadero demócrata juega conforme a las reglas, respondió el consejero Lorenzo Córdova al Presidente Andrés Manuel López Obrador el último 14 de abril, luego de tres días de críticas del Ejecutivo.
    

Todos somos responsables de defender la democracia y ésta se protege jugando conforme a las reglas, pero sobre todo con tolerancia, señaló Córdova en respuesta a los señalamientos por retirarle a los morenistas Félix Salgado y Raúl Morón las candidaturas a las gubernaturas de Guerrero y Michoacán.
    

El INE no se mete con ningún actor político, sólo cuida que todos los actores políticos cumplan con lo que dice la ley, pero sí es pertinente hacer una reflexión: la democracia la tenemos que cuidar todos, si no se nos puede ir entre las manos. La democracia es una construcción colectiva, agregó Córdova en el marco de la firma de un convenio con Coparmex”.

Autor:  Gregorio Ortega Molina
Contacto: www.gregorioortega.blog                                                @OrtegaGregorio


Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.