Entrada gratuita al espectáculo Palaciego / En opinión de Lilia Arellano

EL CASTILLO

Redacción MX Político.- Semana muy interesante. Por un lado se da a conocer la suspensión de la conferencia mañanera del viernes pasado en la cual el presidente habló de los apoyos entregados en Chiapas, Guerrero y Oaxaca. Aunque, como es costumbre en esta administración federal, ha sido un ensayo, una probada eliminando de las redes los videos de ese día para, en breve, ir dosificando la información del templete tempranero de Palacio. Son ya repetitivas las participaciones del tabasqueño, cada día es más de los mismo, con sus respectivas justificaciones ante las críticas aparecidas en la prensa y en las benditas redes sociales. Se recuerda, inclusive, el reproche de la seguidora número uno de AMLO, Elenita Poniatowska, quien sin dar rodeos lanzó un llamado para suspender semejantes espectáculos acusando cansancio.

Al mismo tiempo se concreta una instrucción del primer mandatario: respetan el acuerdo con Alonso Ancira, lo dejan en libertad y paga 216 millones 664 mil 40 dólares. Pemex y la Fiscalía General de la República siguieron muy puntualmente la orden recibida y dada desde la mañanera en la cual, inclusive, especificaron se entregaría la suma en “abonos chiquitos”, no hay anticipos, será durante los noviembres de este año, del 2022 y 23 cuando realícen la retribución. O sea, la justicia y su aplicación, de acuerdo a los deseos presidenciales pasan a segundo término. La defraudación cometida con la operación compra-venta de Agronitrogenados no conoce de ningún castigo y, habiendo realizado este pacto es de suponerse tampoco hay responsables dentro de la petrolera, se salvan quienes aprobaron la operación, no hay ningún autor intelectual y el material solamente es quien hoy aporta dinero. Ancira paga y todos contentos. La libertad, en nuestro país, hoy, se compra, haiga sido como haiga sido el delito cometido

Los espectáculos y los montajes tan criticados para Genaro García Luna. Televisa y su entonces conductor Carlos Loret de Mola, son reproducidos perversamente por la 4T. En Campeche grabaron a niños muy contentos de regresar a las aulas, cuando tal fue debidamente planeado, seleccionados los menores. Nada se dijo de la ubicación de las escuelas en donde se reiniciaron las clases presenciales y se trata de aquellas ubicadas en comunidades alejadas y solamente entraron un máximo de cinco menores, justificando esta cifra con el argumento de seleccionar a quienes tienen mayor retraso en su aprendizaje. Si esto último es válido, deberían darle entrada a millones de menores, sobre todo en esos sitios en donde las señales de las televisoras no llegan, los celulares tienen solamente servicios básicos, aunque tampoco tienen acceso a Internet.

Así, lo visto con menores bien peinaditos, bañados, con mochilas nuevas, contrasta visiblemente con la llegada de bidones en donde llevan agua, porque ahí, en esos más de 150 planteles escolares, también carecen del vital líquido. ¿Y los cubrebocas a´pa? El laboratorio instalado, quiensabeporquerazones en Campeche, pretenden de frutos ahora para ejemplificar las condiciones para el regreso a clases presenciales están dadas y eso… eso… es una gran mentira. Ahora que, si nos atenemos a la permanencia y continuidad del show, el de la vacunación presidencial no conoce antecedentes.

El tabasqueño no requería utilizar el cubrebocas, no era necesario porque no era sujeto de contagio y mucho menos de hacer a los demás víctimas de él, la calidad moral era el mejor escudo, tanto o más que el Detente o los escapularios, o las estampitas con Santos católicos –una burla más cuando se sabe el primer mandatario es evangélico-; le pegó el virus y se confinó parcialmente porque no dejó pasar un día sin hacer la propaganda, la publicidad a su gobierno acostumbrada. Vino la vacunación y tampoco era necesaria su aplicación porque contaba con anticuerpos. Luego llegó el sí, para seguirle con un “después” y ahora el gran espectáculo de ver como le introducían la jeringa y la llevada a cabo de la petición de confianza sobre los inoculantes aplicados a los adultos mayores, para vencer la resistencia de quienes tienen grandes dudas sobre el contenido aplicado, espera los aplausos del respetable, igual como se hace en los teatros al final de la función.

Eso sí, el contagio en aumento registrado en 10 entidades es leve, asegura el otro López. Ya veremos, pero, fuera de todo lo anterior… vamos bien ¿o no?

  • — –

Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.