Inocentes o culpables, mañana definen situación de hermanos implicados en asesinato por un celular

El pecado de los consanguíneos fue comprar un teléfono que resultó ser de una víctima de feminicidio