México arranca campañas con 16 aspirantes a cargos de elección popular asesinados

México inicia este domingo la campaña para una elección intermedia precedida por el asesinato de docenas de políticos, y clave en el proyecto del mandatario izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

El camino hacia la elección se ha teñido de sangre. Desde septiembre pasado, cuando arrancaron las primarias de los partidos, fueron asesinados 15 precandidatos y un candidato, según la consultora Etellekt.

En ese lapso también cayeron bajo las balas otro medio centenar de políticos, de acuerdo con el Gobierno, que atribuye estos hechos a narcotraficantes y demás grupos delincuenciales.

López Obrador, en el poder desde 2018, evoca incluso la existencia de un “partido del crimen organizado” que buscaría ampliar su poder a golpe de homicidios, secuestros y financiación de campañas.

En México operan una decena de carteles del narcotráfico y bandas dedicadas al robo de combustible, la venta de droga al menudeo y el tráfico de migrantes, entre otros.

El analista político Hernán Gómez Bruera estima que todos los partidos estarían infiltrados por la delincuencia, sobre todo a nivel municipal, sin que necesariamente sus máximos dirigentes estén implicados.

“En algunos estados o municipios (…) el crimen organizado sin duda tiene sus ‘candidatos’ y por eso estas disputas”, explica.

La elección de 2018 dejó 48 precandidatos y candidatos asesinados, según Etellekt.