Luz Valdez, la instagramer que reivindica el trabajo de los artesanos textiles mexicanos


Dice el refrán que se predica con el ejemplo y usando una blusa de la marca Neblina nacida en Huautla de Jiménez, Oaxaca, y unos aretes de la firma Sosa Cáustica de Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, la instagramer Luz Valdez promueve la compra directa a los artesanos.

Su propósito es darle visibilidad a las ventas que los creadores de prendas y joyería realizan por internet y no a las grandes marcas que adquieren sus productos como una ganga y los revenden con altísimos costos.

La joven de 23 años que ahora tiene más de 28 mil seguidores en Instagram, se convirtió en tendencia a inicios del 2021, cuando por medio de sus redes sociales compartió un listado con más de 30 creadores de textiles como rebozos o huipiles, así como de joyería diversa.

Hoy la promotora cultural originaria de Irapuato, Oaxaca, apoya a más de 100 artesanos de toda la república conectándolos con fotógrafos, maquillistas, modelos y hasta abogados que de manera gratuita los auxilian con el registro de marca, además de la creación de contenido para sus páginas o redes sociales.

“Artesanos con los que estemos hablando diario son unos 40, en total serían unos 100, pero a lo largo del tiempo hemos colaborado con unos 200. Para ayudarles también, un grupo de contadores me propusieron dar ciclos de conferencias sobre cuestiones fiscales.”

La amante de las indumentarias típicas mexicanas comenta que lo que comenzó como un hobbie, se ha convertido hoy en una misión: el rescate cultural.

“Las personas deberían considerar más consumir directamente con los artesanos porque la moda artesanal tiene muchísimas ventajas: Activan la economía de sus pueblos, además de que antes la gente había dejado de usar sus prendas, de tejer o hacer muchas cosas porque no era rentable y ahora con esto están creando muchas redes de apoyo para ellos mismos”.

Además enfatiza que permitirles hacer sus propios negocios sin intermediarios, les ayuda a cumplir sus sueños.
“Todos tienen sueños. Tenemos que entender que todos somos iguales y que también sueñan muy grande. No tenemos que dejar que solo trabajen para empresas sociales, con intermediarios porque ellos pueden ser dueños de lo que hacen. Pienso que eso les podría ayudar a que tengan las mismas oportunidades.

Finalmente Luz, quien desde los 14 años colecciona indumentarias típicas mexicanas, invita a difundir los nombres y el trabajo de los artesanos.

“Que cada vez que vean algo bueno lo compartan y lo hagan llegar a muchos lados porque no saben como una sola recomendación puede ayudar a un negocio por más grande que sea. Las recomendaciones que valen más, son las de personas que lo hacen desinteresadamente”.

 

ica