Las campañas del caos / En opinión de Guillermo Sesma

Redacción MXPolítico.- El sistema electoral mexicano está diseñado para que constantemente existan campañas electorales. En épocas recientes y bajo la premisa de tener ahorros, muchos estados han modificado sus calendarios electorales, las están convirtiendo en campañas concurrentes. Es decir, se elegirán este año en 15 estados gobernadores, múltiples congresos y la cámara de diputados federal. Esto beneficia a los que tienen una alta preferencia electoral, ya que existe la posibilidad de que se pueda influenciar ese voto y se vaya en lo que se conoce como cascada. 


Sin embargo, este 2021 estamos viviendo campañas en caos, estamos viviendo la pandemia más terrible de la historia, de la mano de la crisis económica más importante a nivel de la gran depresión, millones de niños sin escuela presencial y con un lastimoso sistema educativo televisivo del que nadie quiere ni hablar porque es una tomadura de pelo creada por la SEP, con el INE proponiendo protocolos irreales, además de candidatos y candidatas que no saben que proponer. 

PUBLICIDAD

Las elecciones en este México “moderno” son campañas sin propuestas, sin viabilidades económicas, son refritos de otras épocas donde el probable ganador o ganadora será quien contraste a golpeteos mediáticos con sus adversarios. 


La pregunta es ¿para esto evolucionamos como país? ¿Para ver como gana una gubernatura un senador acusado de tres violaciones y con múltiples escándalos? ¿Para ver como los más cercanos ex colaboradores del exgobernador Medina en Nuevo León buscan nuevamente una gubernatura cuando su desempeño y opacidad sigue en tela de juicio? ¿Es este México “moderno” donde una exreina de belleza ha demostrado soberbia una y otra vez, ha sido acusada de violencia sobre otras mujeres y se convierte en la protagonista de una alianza opositora? ¿Este México, donde el presidente del PRI deja a su sobrino de candidato a gobernador por su estado?


Electoralmente nuestro país vive en el caos. Siempre hemos estado en caos, pero jamás como hoy. Tenemos al titular del ejecutivo en múltiples batallas contra los organismos autónomos, cuestionando la división de poderes, humillando y descalificando a la prensa, demeritando los reclamos feministas y aniquilando al empresariado sin ningún tipo de alivio económico que permita salir del lugar en donde se encuentra la economía nacional. 
›La singularidad de este proceso electoral está poniendo a prueba a las instituciones, partidos, candidatos y al electorado mismo. Puede que en el futuro el 2021 sea recordado tristemente como el peor año electoral de la historia y sus resultados nos cobren una cara factura a los ciudadanos. Para quienes analizamos los procesos electorales, este es un panorama desagradable pero interesante de comprender, pero para quienes pensamos votar el próximo 6 de junio esperamos que esto mejore pronto o ya termine. 
Hasta el momento solo podemos decir que son las campañas del caos, en el país del caos con el gobierno del caos. 

Autor: Guillermo Sesma


Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.