Historia de un oaxaqueño luchando por oportunidades en Sonora

Redacción Oaxaca Político.- Con la mirada en un mejor porvenir, Fausto, de 33 años, partió de su natal Oaxaca hace un mes en busca de mejores oportunidades para poder trabajar y darles mejor calidad de vida a sus hijas.

La mañana del viernes se encontró tocando su acordeón a cambio de lo que la ciudadanía lo pudiera apoyar, interpretando algunos boleros instrumentales, lo cual llamaba la atención de quien lo veía pasar.

Fausto llegó el jueves por la noche, en compañía de su esposa, en autobús y tuvieron la necesidad de dormir en la calle con el riesgo de que alguien les pudiera hacer daño. A la mañana siguiente, desde primera hora, se dedicaron a buscar un lugar donde pudieran sacar dinero suficiente para acabalar el siguiente viaje rumbo a donde se presente la oportunidad de trabajar.

“Todavía no sabemos a dónde ir, pues han dicho que en Mexicali podemos encontrar trabajo, otros nos han mencionado que podemos ir a Nogales y ver la oportunidad de poder cruzar al otro lado, no sabemos aún”, dijo.

Inclusive, mencionó que de presentarse una oportunidad para poder trabajar en la capital sonorense, optaría inmediatamente por quedarse en la ciudad para sacar adelante a su familia.

“En lo que va del día nos han dado algunas monedas, ya tenemos para comprar algo de comer, también nos regalaron este ‘mandadito’, ya tenemos para comer el día de hoy”, comentó

A pesar del difícil camino que ha recorrido con su familia, agradece la ayuda que le han ofrecido en cada lugar al que han llegado.

Algunas ocasiones ha tenido problemas con la autoridad debido a que le indican que no está permitido tocar en la calle, sin embargo, ha seguido tocando cuidando que no venga un policía que le pueda llamar la atención.

Concluyó que cualquier ayuda con lo que lo pudieran apoyar, la agradecerá muchísimo y mas aún, si se trata de tener empleo que le permita salir adelante. Fausto comenzó a tocar en diferentes partes del Centro de la ciudad, por lo que si lo logras ver, puedes apoyarlo y escuchar las notas de su acordeón interpretando lo mejor del bolero mexicano.

GPP