Un agente fronterizo abraza a un niño que vende comida y el video se hace viral