España legaliza la eutanasia y el suicidio asistido

Redacción MX Político.- El Congreso de los Diputados de España aprobó hoy de manera definitiva una ley para despenalizar la eutanasia y el suicidio asistido, prestación que estará garantizada por el Sistema Nacional de Salud.

Impulsada por el Partido Socialista Obrero Español, que gobierna en coalición con la alianza izquierdista Unidas Podemos, la nueva legislación recibió 202 votos a favor, 141 en contra y dos abstenciones, antes de su entrada en vigor dentro de tres meses.

Fue refrendada en la Cámara Baja por esas dos agrupaciones y otras de corte progresista, de centro y regionalistas, mientras que el rechazo provino principalmente del conservador Partido Popular y de la formación de extrema derecha Vox.

Es un día muy importante porque avanzamos hacia una sociedad más humana, más justa y decente, subrayó la ministra española de Sanidad, Carolina Darias, durante el debate previo a la votación de este jueves, en la que se tramitaron las últimas enmiendas a la ley.

Para Darias, con la legalización de la eutanasia el país responde a una creciente demanda social y se ‘preocupa por evitar el sufrimiento de todos sus miembros’, a través de una legislación que calificó de equilibrada y garantista.

Considerada una prioridad para el Gobierno de coalición progresista del socialdemócrata Pedro Sánchez, la norma autoriza la eutanasia (personal médico administra la sustancia mortal) y el suicidio asistido (la persona se encarga de tomar la dosis prescrita).

Permitirá a toda persona mayor de edad con ‘enfermedad grave e incurable’ o padecimiento ‘crónico e imposibilitante’ solicitar ayuda para morir y así evitarse ‘un sufrimiento intolerable’, un derecho que será costeado por la sanidad pública.

La ayuda médica para morir se concederá tras un proceso de evaluación a quienes, bajo los supuestos anteriormente nombrados, la soliciten de forma ‘voluntaria y consciente’ siempre que demuestren estar ‘en pleno uso de sus facultades’, reza el texto.

Podrá realizarse tanto en centros sanitarios -públicos, privados o concertados- como en el domicilio del enfermo y la ley contempla la objeción de conciencia para los profesionales de la salud que participen en el proceso.

Esta regulación fue recibida con júbilo por organizaciones que defienden el derecho a morir dignamente y pacientes que agradecen tener la opción disponible.

Por el contrario, fue rechazada por la Iglesia católica y partidos de derecha, y su aplicación genera interrogantes en algunos sectores médicos.

España se convierte en el cuarto país europeo -después de Bélgica, Países Bajos y Luxemburgo- en permitir la eutanasia, procedimiento por el que un médico auxilia a un paciente a poner fin a su vida.

jpob