El sabotaje de las telecomunicaciones / En opinión de Laura Borbolla

Redacción MXPolítico.-En época de pandemia, el uso del internet, se ha convertido en algo básico para el desarrollo de la vida bajo los parámetros de “nueva normalidad”; seguramente han sido víctimas del sabotaje entre las empresas de telecomunicaciones sin saberlo, ya que lo único que entendemos como usuarios es que se quedaron sin servicio.
En el lenguaje coloquial de los trabajadores de Telmex, se conoce como fibraso, que no es otra cosa que el corte de la fibra óptica en distintos puntos, lo que impide que se mantengan las telecomunicaciones. Dicho en otras palabras, es el huachicol de las telecomunicaciones, el origen es muy variado, en ocasiones es por las demás empresas, competencia de la telefónica más longeva de América Latina, así como por vandalismo, intervención de empresas en obras públicas y quema de pastizales.

PUBLICIDAD

Las poblaciones más afectadas son aquellas que no cuentan con infraestructuras de seguridad adecuadas y aún y cuando las telecomunicaciones son una concesión del Estado a cargo de varios particulares, esto se conjuga con la intervención de grupos de la delincuencia organizada que operan en varias regiones del país a las que los trabajadores de Telmex no pueden acudir para reparar, y si a eso le agregamos que sobre la infraestructura de dicha empresa están montadas todas las demás empresas que no han invertido ni en postes, cableado y mucho menos fibra óptica el problema es mayor.
Es por eso que siempre he comentado que las telecomunicaciones son un tema de seguridad nacional, de forma y fondo, y así como ocurre con el robo de hidrocarburos, se deben resguardar las instalaciones de telecomunicaciones y su infraestructura por elementos de la Defensa y Guardia Nacional; en los únicos lugares que se ha logrado es en los Aeropuertos en los que hay presencia de la Guardia Nacional y una nula intervención de la autoridad ministerial para sancionar a los responsables de las conductas delictivas en agravio de las telecomunicaciones.
Existen lugares en el país que por estrategia deber ser resguardados, ya que los cinturones de seguridad de fibra óptica no son suficientes, el ejemplo claro de ello es cuando en julio de  2019, no pudimos tener acceso a internet ya que se hicieron cortes de fibra óptica en los dos puntos medulares del norte del país, en San Luis Potosí y Sinaloa, dejando aislado al país pues no contamos con cables intercontinentales, pues solo tenemos conexión con nuestro vecino del norte para el resto del mundo, ya que el gobierno de México, desde hace muchos años no ha querido invertir, so pretexto que el único beneficiario sería el dueño de la concesión de Telmex, en lugar de pensar en la seguridad nacional del país.

Autor: Laura Borbolla


Los comentarios emitidos en esta columna son responsabilidad de sus autores y no refleja la posición del medio.